“Velvet Buzzsaw”, parodia y terror en el arte contemporáneo – CinEspacio24

“Velvet Buzzsaw”, parodia y terror en el arte contemporáneo

La cinta Velvet Buzzsaw del director Dan Gilroy es una parodia sobre el arte contemporáneo y el elitismo que lo rodea, y lo combina con el terror y escenas sangrientas para mostrarnos un mundo bello por fuera y muerto por dentro.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Definir qué es el arte parece que sigue siendo una pregunta con muchas repuestas; no obstante, algo es seguro: no podemos existir sin él, sin esas formas tan diversas de interpretar o traducir la realidad, ya que es por medio del arte que podemos comprender mejor nuestro entorno.

Hay diversas formas de ver el arte, y una de ella es el elitismo que rodea a algunas obras u artistas. Existe gente que se cree privilegiada, como si sus ojos fueran los únicos que pueden ver y entender una pintura. Entre ellos están los millonarios coleccionistas, la galerías exclusivas, las casas de subastas y los críticos de arte; quienes se mueven en un mundo aparte donde “su” arte es su existencia.

Un mundo que deja vastas ganancias económicas; por ejemplo, la casa de subastas Sotheby’s vendió, el año pasado, 1 600 millones de dólares en obras de arte contemporáneo. Es decir, el arte es un negocio rentable, siempre y cuando sepas vender la obra y al artista, ya que el arte contemporáneo es tan complejo que puede ser una bella pintura o una extraña instalación de cubetas llenas de agua.

Esta sociedad exclusiva, egocéntrica, falsa y ambiciosa se refleja en la interesante cinta Velvet Buzzsaw, original de Netflix y dirigida por Dan Gilroy (quien realizó el obsesivo y buen filme Primicia Mortal).

En Velvet Buzzsaw dicho realizador vuelve a trabajar con Jake Gyllenhaal y Rene Russo, para llevarnos a una nueva trama sobre la obsesión y sus consecuencias;  aborda el tema del arte desde la visón de un despiadado y cínico crítico de arte, unas manipuladoras dueñas de una galería y los “ingenuos” artistas que sólo se dejan admirar y permiten que vendan sus obras.

Con esta cinta Dan Gilroy parodia ese mundo y se burla de sus obsesiones, sus estereotipos, sus absurdas ambiciones, su amargo elitismo; asimismo, se ríe del propio arte contemporáneo, ya que en la cinta unas bolsas de basuras o una persona muerta a lado de una instalación artística son confundidas como grandes y costosas obras de arte.

Pero lo atractivo del filme no sólo está en su agradable parodia, también en la combinación que hace con el género de terror, para así realizar una metáfora de ese mundo hermético y a veces sin sentido.

Morft Vandewalt (Jake Gyllenhaal) es un famoso crítico de arte, que al parecer siente un placer en destruir carreras, es íntimo amigo de Rhodora Haze (Rene Russo) una poderosa mujer, dueña de una prestigiosa galería de arte.

A Rhodora no le importa lo que tenga qué hacer para conseguir ser la representante del artista de moda, y vender a precios exuberantes sus obras. Cuando su asistente, Joshepina (Zawe Ashton), una joven que sueña  ser como Rhodora, encuentra unas pinturas en el departamento de su vecino, recién fallecido, descubre que las obras tienen una calidad inigualable.

El desconocido artista había pedido que al morir destruyeran todas sus obras, las cuales esconden un secreto aterrador. Sin embargo, tanto Joshepina y Rhodora no hacen caso y logran obtener las pinturas, ponerlas en su galería y  obtener grandes ganancias económicas.

Por su parte, Morft encuentra en estas siniestras pinturas una obra original, sin parangón, íntimas, y se obsesiona con ellas y comienza a investigar la vida del artista desconocido. Una vida tétrica y aparentemente malvada.

Así, las obras (que sí asombran por su diseño), tienen un ente maligno que poco a poco intentará matar a todos aquellos que no quisieron que las pinturas se destruyeran. Una metáfora de esas personas que se dicen amantes del arte (pero sin empatía hacia el otro),  y sólo ven a la obra y al artista como un fin económico.

La primera mitad de la cinta vemos la parodia en todo su esplendor, para después ser testigos de escenas de terror bien realizadas y muertes espeluznantes.

Sin ahondar mucho sobre qué es el arte (tal vez la gran falla de la cinta), el filme tiene agradables actuaciones y combina el humor negro con el terror. Girloy nos entrega una película interesante sobre el mundo elitista del arte,  ese que produce millones  de dólares y que pocos podemos apreciar.

 

 

*Periodista y realizador. Director y Editor en CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias y Oculus Todo el Cine.

Comparte el amor por el cine

Be the first to comment on "“Velvet Buzzsaw”, parodia y terror en el arte contemporáneo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*