“Una noche en Miami”, una reunión ficticia con un debate necesario y real – CinEspacio24

“Una noche en Miami”, una reunión ficticia con un debate necesario y real

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una noche en Miami…, ópera prima de la actriz Regina King, es una cinta ambientada en los años 60 que recrea una reunión ficticia entre Malcolm X, Cassius Clay, Sam Cooke y Jim Brown, quienes debaten sobre su activismo para erradicar el racismo, un tema que desafortunadamente sigue vigente. 

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

En septiembre de 2016, Colin Kaepernick, en ese entonces quarterback de los 49ers de San Francisco, se arrodilló en un partido oficial de la NFL mientras sonaba el himno nacional de los Estados Unidos; tal acción era una protesta por la violencia racial hacia la comunidad afroamericana. El jugador recibió críticas y amenazas de muerte, ya que muchos consideraron su acto como una falta de respeto a la nación y lo catalogaron como antipatriota. Actualmente, Colin ha sido vetado y ningún equipo lo ha contratado, aunque ahora es común ver a muchos deportistas imitando lo que hizo.

Kaepernick usó su fama y su posición como uno de los jugadores más importantes de la liga de Futbol Americano para criticar el abuso de la policía contra los afroamericanos; desafortunadamente eso le costó su carrera, pero mostró su activismo y su empatía hacia una parte de la comunidad estadounidense que todavía sufre actos raciales.

Lo de Colin no es nuevo, y cabe la pregunta ¿un deportista o artista  afroamericano tiene alguna obligación social para demandar la erradicación racial? Ese cuestionamiento es el eje argumental de la cinta Una noche en Miami…, ópera prima de la actriz Regina King (ganadora de un Oscar como mejor actriz de reparto por la película Si la colonia hablara).

Una noche en Miami… ( adaptación de la obra de teatro homónima escrita por Kemp Powers), nos narra una reunión ficticia en la noche del 24 de febrero de 1964 entre cuatro importantes personajes de la comunidad afroamericana, Malcolm X, el cantante Sam Cooke, el boxeador Cassius Clay (quien después se cambiaría el nombre a Muhammad Ali al afiliarse a la religión musulmana) y el jugador de futbol americano Jim Brown.

Cuatro personalidades diferentes entre sí, pero que compartían un mismo interés: demandar un mejor trato para las personas negras. El filme nos muestra el debate y las discusiones entre estos protagonistas que a pesar de su fama recibían desprecio por parte de la gente blanca.

Al respecto, el filme tiene entre sus puntos más destacados su buen trabajo en el diseño de producción, al llevarnos a los agitados años 60 en los Estados Unidos, una década de fuertes y apasionadas protestas por los derechos civiles.

Regina King se presenta como una realizadora que sabe dirigir a sus actores, al mostrar adecuadamente las personalidades de cada uno de sus protagonistas: a un decidido e idealista Malcolm X (interpretado por Kingsley Ben-Adir), un activista y ministro religioso musulmán, quien convenció a Cassuis Clay (Eli Goree), quien en ese momento y esta parte sí es real ganaba su primer campeonato de boxeo, a cambiar su nombre y religión en pro de ayudar a las personas afroamericanas.

Por su parte, Sam Cooke (Leslie Odom Jr.), cantante de soul y uno de los artistas negros que más discos vendió, no compartía las visiones radicales de Malcolm X, y entendía su activismo desde su música y su compañía disquera donde daba trabajo a su comunidad. En cuanto a Jim Brown (Aldis Hodge), que jugaba en la posición de corredor y con nueve años de carrera logró los mejores récords de ese entonces, se muestra como conciliador y como un tipo soñador que piensa abandonar el deporte y dedicarse a la actuación (una profesión donde sólo destacaban las personas blancas).

 

La directora, que usa un cuarto de hotel como escenario principal, logra contraponer diferentes ideologías, distintas maneras de actuar ante una sociedad gobernada por gente blanca que aplaudía los logros deportivos y artísticos de las personas afroamericanas pero que no les permitiría sentarse juntos a ellos en la misma mesa.

El filme, que se estrenó en la plataforma de Amazon Prime Video, tiene una puesta en escena casi teatral, buenas actuaciones y recrea una reunión ficticia en los años 60 para reflexionar sobre un tema que sigue presente; al final, cada uno de los protagonistas desde su profesión y su manera de pensar peleó contra el racismo. Así como Kaepernick, utilizaron los reflectores sobre ellos para exigir justicia.

 

*Periodista y realizador. Director y Editor en CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «“Una noche en Miami”, una reunión ficticia con un debate necesario y real»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*