“Tres rostros”, la creatividad y valentía de Jafar Panahi

Comparte el amor por el cine
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A pesar de que tiene prohibido filmar  películas en su país, el director Jafar Panahi realizó la cinta Tres Rostros, donde narra la travesía de una actriz y su director que viajan a un pequeño pueblo Iraní para buscar a una joven  que quería ser actriz y aparentemente se suicidó, porque su familia conservadora no le permitía estudiar. 

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

En 2010 el director iraní, Jafar Panahi fue condenado, por las autoridades de su país, a 20 años de prohibición para realizar cine, viajar al extranjero o dar entrevistas; ya que según el gobierno de Irán, Panahi realizaba actos propagandísticos contra el estado, es decir, sus películas eran una especie de atentado contra el pueblo. Cosa más falsa y absurda, pero en los países totalitaristas es común ver estas expresiones de censura sin sentido.

Panahi, quien ha recibido varios premios internacionales y es considerado uno de los mejores cineastas de la actualidad, hace un cine hermoso, realista, donde denuncia los actos atroces y la desigualdad de su país; sobre todo el trato hacía las mujeres. Por medio del arte, ha reflejado las injusticias en Irán, y abogado por la libertad y el libre pensamiento.

Pero su cine, no sólo es de denuncia, es metafórico, complejo, en muchas ocasiones combina el documental con la ficción para darle más potencia a su premisa y a sus argumentos. Su cámara “ha atrapado” los momentos más contradictorios de su sociedad.

Y pesar de que tiene prohibido hacer cine, desde su condena en 2010 ha hecho cuatro películas de forma clandestina: No es una película (2011), Closed Cortuain (2013), Taxi Teherán (2015) y la más reciente Tres rostros (2018), por la cual ganó el premio a mejor guion en el Festival de Cannes, junto a Nader Saeivar.

En la cinta Tres rostros, Jafar (quien por lo regular actúa en sus filmes) nos lleva a un pueblo de Irán donde la gente es amable pero con costumbres y tradiciones que afectan la libertad de las mujeres. La complejidad de su cine y la capacidad para mostrarlo con tan pocos recursos es una de sus mayores virtudes.

La película comienza con una escena perturbadora pero que será la esencia de toda la cinta: vemos un video grabado con un celular donde una joven adolescente le pide ayuda a una famosa actriz para que pueda estudiar actuación, ya que su familia conservadora no se lo permite, mientras la escuchamos cada vez se desespera más hasta que agarra una cuerda y al parecer se suicida.

Este video va dirigido a la actriz Behnaz Jafari, una persona popular en Irán, papel que realiza la misma Behnaz; ella le pide ayuda al director con el que está trabajando en ese momento, Jafar Panahi, para que vayan a investigar que pasó con la niña.

De esa forma tanto la actriz como el director no actúan ningún papel, son ellos los que entran a la ficción de ir a buscar a la joven. Otra vez, el director combina el documental con la ficción y lo hace de una manera sutil y creativa.

Behnaz y Jafar inician un viaje por las montañas de Irán en busca de la niña. En su camino se encontrarán con diferentes personajes que muestran la idiosincrasia de la sociedad, sus leyes, sus costumbres y su ideología de que una mujer no puede estudiar sino que tiene que casarse.

Con tomas largas y simples pero bien diseñadas , unos diálogos metafóricos y honestos y escenas con un simbolismo brutal, Tres rostros nos lleva a un mundo donde el director se enfoca en darle vida a tres personajes, tres distintas generaciones, la joven que quiere ser actriz, la actriz consagrada y una actriz del cine de antaño iraní que no sale a cámara pero  que fue obligada a dejar la actuación. El viaje que realizan es una metáfora de la vida de estas tres mujeres.

La cinta les hace un homenaje,  aplaude su fuerza para querer actuar en un lugar donde está mal visto no casarse y cuidar de su esposo e hijos. Las fortalezas de Tres rostros son muchas, su poderoso guion, su fotografía sencilla pero con muchos significados y sus personajes ambiguos; un largometraje de uno de los directores más creativos de la actualidad y, por su puesto, uno de los  más valientes. 

*Periodista y realizador. Director de Comunicación en CinEspacio24. Colaborador en Cio Noticias.


Comparte el amor por el cine
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «“Tres rostros”, la creatividad y valentía de Jafar Panahi»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*