“Recuerdos, Amores y Fideos”, el poder de la comida – CinEspacio24

“Recuerdos, Amores y Fideos”, el poder de la comida

Comparte el amor por el cine

Recuerdos, Amores y Fideos (Ramen Shop, Singapur, 2018) tiene un argumento común y cursi pero su fortaleza está en la forma de cómo involucran la comida en lo sentimientos humanos.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

La comida une culturas. La gastronomía es identidad, pertenencia a una sociedad; pero al mismo tiempo es una forma de que dos diferentes países puedan llegar a identificarse, y más en este tiempo de globalización donde la cooperación e intercambio de ideas benefician a la creación de nuevas recetas. Esa es la premisa y el enfoque de la película Recuerdos, Amores y Fideos (Ramen Shop, Singapur, 2018).

Una cinta que cae en un premisa telenovelesca; no obstante, tiene su fortaleza en las secuencias donde preparan comida típica de Japón y Singapur. Esas escenas mantienen un poesía gastronómica que no sólo es agradable a los ojos, abre el apetito y te dan ganas de comer esos platillos de inmediato; el acierto de la película es abogar por la importancia que tiene la gastronomía en las relaciones humanas.

Dirigida por Eric Khoo y protagonizada por Tsuyoshi Ihara, Takumi Saitoh,Seiko Matsuda, Recuerdos, Amores y Fideos cuenta la historia de Masato (Takumi) un joven que trabaja en Japón en el restaurante de su padre, un hombre experto en preparar una popular sopa de Ramen. Cuando muere el padre, el hijo en un intento por conocer el pasado de sus padres viaja a Singapur lugar donde sus progenitores se conocieron y se enamoraron.

Por medio del diario de su madre y unas fotografías, el joven va uniendo el rompecabezas de qué es lo que sucedió en ese sitio: cuando su papá, un joven japonés, que se fue a trabajar a Singapur y conoce a una chica del lugar, se casan y tienen un hijo; pero algo hizo que abandonaran el país y se mudaran a Japón. Mientras Masato va siguiendo las pista de cómo se conocieron, la cinta nos muestra con pequeños flashback de una cursilería tremenda las travesías de sus padres.

El joven quiere obtener respuesta de qué es lo que pasó, pero también tiene otros propósitos: encontrar a su tío y abuela (familiares de su madre) y así conocer y aprender de la cocina de Singapur y llevarla a Japón. No obstante, los rencores del pasado saldrán y afectarán los objetivos de Masato.

Un historia que bien puede ser un capítulo de una telenovela mexicana o una serie mal hecha mexicana, ya que cae en frases comunes, rencores predecibles, dramas exagerados, y una cursilería que sólo se salva, como ya mencioné, por esas precisas y hermosas tomas de la preparación de una receta.

De esa forma, la gastronomía rescata a una película con una premisa para el olvido, y la refuerza por medio de la comida como una forma de buscar el perdón, el amor y el entendimiento de dos pueblos. O desmiéntanme que un buen platillo los puede llevar a uno de sus momentos más felices de su vida; el poder de una buena comida es poderoso.

Así que si van a ver la cinta prepárense para que al final tengan ganas de ir por comida japonesa, o pedir una buena sopa de ramen y disfrutarla como nunca.

 

*Periodista y realizador. Director y Editor en CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias y Oculus Todo el Cine.

Be the first to comment on "“Recuerdos, Amores y Fideos”, el poder de la comida"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*