•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La cinta francesa, Primer año nos narra la historia de Antonie y Benjamín dos jóvenes que se preparan para cursar el primer año de la carrera de medicina; uno estudia mucho pero se le complican varias materias, el otro es un poco flojo y pasa con facilidad sus exámenes.

Por Martín L. González*

@martin_lgonzale

En la cinta francesa Primer año, Antonie (Vincent Lacoste), es un chico que se encuentra recursando el primer año de la carrera de medicina, aunque estudia mucho y es disciplinado se le complica pasar los exámenes; a diferencia de Benjamín (William Lebghil), quién a pesar de no tener mucha pasión por la carrera, es un joven bastante talentoso que parece llevar la medicina en la sangre.

Por azares del destino, estos dos chicos comenzarán una amistad y y se apoyarán. Antonie pondrá disciplina y compromiso en la manera de estudiar de Benjamín, y este, a su vez, le ayudará a Antonie en química y otras materias que se le complican.

El director de la película Thomas Lilti, utiliza a sus personajes para contar una historia inspiradora sobre lo difícil que puede ser cursar una carrera, sobre todo en el primer año. Las características de estos son tan diferentes que actúan como complemento uno del otro. Una especie de ying y yang, que muestra los dos lados de la moneda  en los estudiantes: el listo pero flojo alumno, y el comprometido pero no tan dotado estudiante.

El ritmo que mantiene es acertado. Es rápido y ruidoso cuando la historia lo amerita pero es tranquilo y denso cuando así se requiere. Al igual que con los protagonistas, las situaciones nos muestran lo fuera de control que puede ser la vida durante la carrera, pero en ningún momento olvida mostrar el esfuerzo y la dedicación que se le debe poner para conseguir terminarla.

Las trabas que se presentan a lo largo de la historia son bastante reales, ya que suelen ser actitudes naturales del ser humano. El amor, la envidia o el enojo son algunas de las emociones que logra plasmar el director a lo largo del largometraje.

Sin duda uno de los logros más grandes de la cinta es la manera en que consigue que se sienta tan emocionante el simple hecho de ver a dos sujetos estudiar, ya que la química entre los actores es tan natural que realmente te involucras con sus motivaciones y te genera el deseo de querer verlos triunfar, algo que puede generar de manera involuntaria una motivación en el ámbito personal del espectador.

Ver a alguien que se logra superar a sí mismo en la gran pantalla puede darnos motivos suficientes para salir de la sala con la pila recargada y con la aspiración de cumplir nuestras metas. Algo tan simple como una película puede ser todo lo que necesitamos para no bajar la guardia y comernos al mundo a bocanadas sin importar lo difícil que, por momentos, pueda sentirse.

*Colaborador en CinEspacio24 Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

Leave a Reply