“Olimpia”, tres historias más personales sobre el 68

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con una estética atrevida, el uso de la técnica de animación rotoscopia, Olmipia, dirigida por José Manuel Cravioto, nos cuenta la historia de tres jóvenes que participaron en los movimientos estudiantiles del 68, y se enfoca en la entrada del ejército mexicano a las instalaciones de Cuidad Universitaria.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

En un acto represor y cobarde, el 18 de septiembre de 1968, el ejército mexicano entró y tomó a la fuerza las instalaciones de Cuidad Universitaria, con el fin de aprehender a los dirigentes de la Comisión Nacional de Huelga (CNH), quienes encabezaban las protestas de la comunidad estudiantil en México.

Tal evento, que sucedió en el mandato de Gustavo Díaz Ordaz, vaticinaba los desafortunados y lamentables actos que acontecieron unos días después: la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968, en la Plaza de Tres Culturas en Tlatelolco.

El 68, la matanza de estudiantes y la represión a las demandas de los jóvenes, es una de las historias más oscuras y vergonzosas de México, cuando los gobernantes mandaron al ejército y a fuerzas especiales a liquidar y a desaparecer a los estudiantes, la mayoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Dicha tragedia no se debe olvidar, aquí no cabe la frase de que “tenemos memoria corta”, en ese sentido, el cine ha tomado su papel como un medio para mantener nuestra memoria fresca y que la indignación por lo que pasó no desaparezca.

Así tenemos películas como el documental El grito de Leobardo López Aretche, que nos muestra valiosas tomas de lo que pasó el 2 de octubre; también ficciones como Rojo Amanecer (1989) de Jorge Fons o Borrar de la Memoria de Alfredo Gurrola.

Al respecto, este 2019 se estrena la película Olimpia del director José Manuel Cravioto, que si bien nos vuelve a transportar a ese ominoso año (cuando irónicamente se celebraron los Juegos Olímpicos en México, evento que promulga la paz mundial), el eje que toma Cravioto no es la matanza en Tlatelolco, sino la toma de Cuidad Universitaria por el ejército mexicano.

De esa forma, y usando la técnica de animación rotoscopia (redibujar las cintas grabadas, trabajó que realizó, durante ocho meses, la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM), el director nos cuenta la historia de tres jóvenes Raquel (Nicolasa Ortíz Monasterio) , Rodolfo (Luis Curiel) y Hernán (Daniel Mandoki), quienes eran parte de la CNH y se encontraban en Cuidad Universitaria cuando el ejército entró.

A estos tres personajes, esta ilegal represión de los militares les cambió su vida, los hizo dudar de seguir en el movimiento, la cinta nos muestra de una forma más personal la ideología de los estudiantes. Rodolfo y Hernán son dos aficionados a la fotografía y al cine que con sus cámaras graban lo sucedido y esto pone en peligro su vida.

Por su parte la historia de Raquel, gran trabajo de Nicolasa, está inspirada en la historia de la poeta uruguaya Alcira Soustm, quien estuvo escondida durante varias semanas en las instalaciones de la UNAM, mientras los militares se encontraban en el lugar.

Combinando estas tres historias, el director nos entrega una perspectiva más humana, sincera, valiente; que sabemos cómo culminará, pero antes nos muestra los miedos de los jóvenes, su decisión de seguir adelante, de escribir, de fotografiar, de filmar y sobre todo de levantar la voz. Con historias más personales Cravioto nos muestra el ambiente general antes de la matanza.

2 de octubre no se olvida y Olimpia hace su trabajo en mantener nuestra memoria fresca y seguir exigiendo respuestas.

Periodista y realizador. Director de Comunicación en CinEspacio24. Colaborador en Cio Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *