Info sobre cine

“Me llamo Nojoom, tengo 10 años y quiero el divorcio”, imperdible

“Me llamo Nojoom, tengo 10 años y quiero el divorcio”, imperdible

En el mundo hay comunidades con usos y costumbres que atentan contra la integridad de las mujeres y niñas. Al respecto, hay países donde el matrimonio con una menor de edad es aceptado y bien visto.  La película Me llamo Nojoom, tengo 10 años y quiero divorciarme (basada en una historia real ), retrata ese horror.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

 Nojoom, con diez años de edad, abraza su muñeca, está por primera vez en el cuarto de su esposo, un hombre de 30 años. Afuera de la casa hay una celebración por la nueva boda, hombres con rifles bailan y cantan. El marido entra al cuarto, viola y golpea a Nojoom, mientras tanto la fiesta sigue. Al despertar, Nojoom está herida, cubierta de sangre, entra su suegra, ve la muñeca que tenía y la avienta por la ventana. Su infancia ya está prohibida.

La niña fue obligada a casarse por órdenes de su padre, quien recibió una cantidad de dinero por ella. El padre y el esposo, actuaron según su religión y sus costumbres, en sus actos no vieron ninguna maldad. Pero la realidad es otra, robaron una infancia, dañaron la integridad de una persona. Esa denuncia hace la película, pelea contra esos usos arraigados en diversas comunidades.

 Nojoom logra escapar y llegar ante un juez progresista y una abogada experta en derechos humanos. Ahí, con una cara inocente y sin saber bien qué pasa dice: “Quiero divorciarme”.

El filme está ambientado en Yemen, donde el matrimonio de adultos con niñas es legal, y los actos sexuales son permitidos mientras la infante ya se encuentre en su periodo.

Dirigida por Khajdija Al Salami (la primera mujer de cine yemení), hay partes de la película donde la estética se ve forzada, pero hay una explicación para eso. Fue filmada en Yemen clandestinamente, la directora ha declarado que tuvo que mentir varias veces de qué trataba la cinta para poder grabar.

El largometraje es aplaudible, sincero y conmovedor.  Está basado en hechos reales y es autobiográfico. Khajdija, la realizadora, fue obligada por su familia a casarse cuando tenía once años. Después de intentar suicidarse su madre la ayudó a divorciase y gracias a una beca logró estudiar cine en Estado Unidos.

Asimismo, la cinta está basada en las memorias de Nujood Ali, quien a los diez años logró llevar su caso ante la justicia de su país y consiguió separarse de su esposo, 20 años mayor que ella.

La cinta es una denuncia por medio de una buena narración, actuaciones  agradables, y aunque hay partes donde el melodrama se exagera un poco, no pierde sus virtudes y objetivos narrativos: contar el horror en el que viven miles de niñas.

 Según la organización Save the children para finales de esta década se calcula que 142 millones de niñas habrán sido obligadas a casarse.

Se estrena este jueves  27 en Cinépolis y el viernes 28 en la Cineteca Nacional. Una cinta imperdible, contada por una directora que sabe de lo que habla y lo narra sinceramente. 

*Periodista y realizador. Director de Comunicación de CinEspacio24. Colaborador en Cio Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *