•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ma es la nueva película de terror de Blumhouse, la exitosa casa productora de Jason Blum (Insidious 1,2, 3 y 4). La trama gira alrededor de Sue Ann, una mujer solitaria que un día se cruza por azar del destino con un grupo de preparatorianos que despiertan en ella viejos y dolorosos traumas de juventud.

Por Isaac Piña Galindo*

@IsaacPi15a 

Al comenzar, la película propone una serie de estereotipos que ayudan a la historia, pero al mismo tiempo son contraproducentes, debido a que durante los primeros 15 minutos el tono y estilo remiten más a un melodrama juvenil o young adult, como After (E. U., 2019), un tipo de película que si es mal usado le resta calidad e intensidad al género de terror.

El filme vira justo a ese género (el de terror), en cuanto arriba Ma (interpretada por la galardonada Octavia Spencer), una mujer bondadosa con los jóvenes; en un principio actúa como una cómplice anónima, pero más tarde se transforma en una desequilibrada compañera de copas.

Del contexto millenial al comienzo del filme, el guión cambia a un débil intento de abordar el tono de cine exploitation de los años 60 como The Sadist (E. U., 1963), entremezclado con las películas de suspenso noventeras ambientadas en los suburbios o en zonas de clase alta y estelarizadas por una mujer psicópata, obsesiva o en busca de venganza como Misery (E. U., 1990) o The hand that rocks the cradle (E. U., 1992).

A final de cuentas, Ma se acomoda en el segundo género conservando el espíritu de una película young adult. Sin embargo, el director Tate Taylor desaprovecha una idea con cierto potencial, pues la película más bien sobresale por sus torpes escenas, con muchos momentos de comedia involuntaria que le hacen perder cualquier fuerza o credibilidad al guión de la mitad hacia al final.

No obstante, con pocos elementos Octavia Spencer construye un personaje encantador y pícaro que le permite jugar a placer, demostrando su rango actoral así como su talento para crear un personaje interesante y verosímil.

Lo más destacable es sin duda la habilidad interpretativa de Spencer, porque aun cuando somos conscientes de que ella es la villana, uno no puede dejar de alegrarse y apenarse por igual con todo lo que le pueda suceder a Ma o que haya sufrido en el pasado.

Con el tiempo, Ma quizás pueda entrar a ese limbo de películas denominadas “tan malas que dan risa”, una suerte de valor extra en un filme por demás flojo, con excepción de la brillante Octavia Spencer y su particular interpretación de la “mujer demente”.

 

*Cineasta y Colaborador en CinEspacio24 Noticias 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

Leave a Reply