Los espejismos de la locura – CinEspacio24

Los espejismos de la locura

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un ensayo sobre la representación de la locura en las películas El ángel exterminador de Luis Buñuel, La hora del lobo de Ingmar Bergman, Perfect Blue de Satoshi Kon y Synecdoche, New York  de Charlie Kaufman.

 

Synecdoche, New York  de Charlie Kaufman.

 

Por Mahonri Alarcon*

@alarconMA07 

Un espejismo es una ilusión óptica producida por la reflexión total de la luz a través de varias capas de aire de distinta densidad que da la apariencia de inversión de un objeto. Otra definición aceptada es la de una mera imagen o representación engañosa.

Con esta segunda definición en mente consideremos la cinta El ángel exterminador (1962) de Luis Buñuel: una cena ordinaria ofrecida a un grupo de aristócratas se deforma gradualmente en un espejismo surrealista y onírico.

La locura e histeria colectiva que se manifiesta en los personajes se representa en varios momentos de la película, desde diálogos tomados de las vivencias del director hasta animales que en primera instancia parecieran fuera de lugar; los elementos que forman a un salvaje se armonizan, como en un pieza de piano, para llevar a un grupo de finas personas a las conductas propias de las clases bajas dignas de las mofas más burlescas de los convidados a la mansión Nóbile.

Un umbral, infranqueable por días, deviene en espejismo del caos y la tragedia; un simple evento como el final de una sinfonía desencadena la mala fortuna tanto dentro como fuera de la sofisticada residencia. Son los pequeños eventos responsables de augurar conflictos en otras historias, separadas por idioma, tiempo y espacio pero unidas por los espejismos engañosos que atormentan a sus protagonistas.

El ángel exterminador de Luis Buñuel

 

En la película La hora del lobo (de Ingman Bergman, 1968),  Caden Cotard (Max von Sydow) es un director de teatro que conoce su suerte al ser víctima de un pequeño accidente casero y caer en cuenta que su salud se deteriora con agónico ritmo. Tras el abandono de su esposa que se lleva consigo a su hija, la falsa ilusión del fracaso invade su mente y decide redimir su vida por medio de una obra teatral tan original y autentica que su legado perdurará en la humanidad.

Max von Sydow en La hora del lobo

 

En otra parte del mundo, en el filme Synecdoche, New York (de Charlie Kaufman, 2008),  un pintor llamado Johan (Philip Seymour Hoffmna) se ve abrumado por sus decisiones y al igual que los burgueses mexicanos y el director de teatro, sus miedos y demonios toman forma de espejismos, en este caso, casi vampíricos, habitantes de un castillo europeo antiguo.

Johan tiene una devota esposa que no encuentra la manera de ayudarlo pero no lo abandona, por el contrario, su deseo de ayudar llega al grado de compartir las manifestaciones espectrales de su marido y ella confunde realidad con ilusión.

Philip Seymour Hoffman en Synecdoche, New York

 

Pasemos ahora a Japón – con el largometraje Perfect Blue (de Satoshi Kon, 1997) –   una historia animada nos presenta a Mima, una joven cantante de pop que decide dar un giro a su carrera y cambiar los micrófonos y las coreografías por cámaras y sets de grabación de TV. Los retos que su nueva vida le imponen generan en Mima un ambiente hostil que parece ser atenuado por la amabilidad y apoyo de su agente Rumi, una retirada estrella de pop que hace de representante, mentora y confidente de nuevos talentos.

La cinta animada Perfect Blue de Satoshi Kon

En las cuatro historias los protagonistas experimentan un asecho, sea un ente intangible, los remordimientos de malas desiciones o una persona que acosa hasta los momentos mas íntimos.

Los acomodados comensales de la casona Nóbile, en El ángel exterminador,  buscan resolver su situación por diversos medios, algunos buscan cobijo en la ciencia y la razón como sugiere un doctor; otros buscan consuelo en el amor, representados por un arquitecto y una joven que conoce en la velada; algunos otros esperan intervención divina en la forma de un milagro que los salve de tan repugnare destino y finalmente el ocultismo hace también un pequeña aparición entre patas de gallina y plumas.

El protagonista de Synecdoche, New York, Caden, encuentra en el tratamiento psicológico cierto alivio, pero su verdadera determinación de montar una obra sin paralelo, en la cual eventos de su vida y los momentos de sus errores se repitan, es hacer su terapia más potente.

Johan, de la Hora del lobo, busca librarse de su martirio en la soledad, el arte, un encuentro con una amante y finalmente la huida.

La hora del lobo de Ingmar Bergman

Mima por otra parte, confundida por la aparente ausencia de diferenciación entre sueños y vigilia, busca afrontar su situación con persistencia, no sabe muy bien hacia donde se dirige pero sabe que no puede renunciar y defraudar a quienes han confiado en ella.

Cada historia hace gala de la obsesión y la locura que sus protagonistas desarrollan y dichos espejismos sucumben ante la toma de conciencia de su falsa omnipotencia.

La estética surrealista de Buñuel hace eco en la tétrica explicación del significado de la expresión “la hora del lobo”, también se hace presente en las repeticiones que Kaufman retrata en la obra montada por su protagonista y dicha estética se perfecciona en las pesadillas vívidas que Satoshi Kon retrata en la perturbada Mima.

Los expresivos ángulos de la claustrofóbica habitación de la residencia Nóbile retumban en el castillo sueco de Bergman y en el inmenso escenario para la puesta en escena de Synecdoche, New York, así como la exquisita animación de un pequeño apartamento juvenil puede convocar horribles pesadillas en Perfect Blue.

En conclusión, los matices oníricos de las películas comentadas crean una atmósfera apta para el misterio, la angustia y la búsqueda de mantener la cordura ante situaciones de estrés y presión extremas. La enseñanza general puede ser que las personas necesitamos dar un paso adelante frente a nuestros desafíos y busquemos de diversos modos la solución, aún cuando nos pensemos superados por espejismos infranqueables.

El ángel exterminador, La hora del lobo, Synecdoche, New York y Perfect Blue

 

*Filósofo, analista cinematográfico, colaborador en CinEspacio24 Noticias

 

 

 

Te invitamos a nuestro Curso Online de Psicología en el Cine 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «Los espejismos de la locura»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*