•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Lo más sencillo es complicarlo todo es una cinta que le hace honor a su nombre, ya que de una premisa y guion sencillo, complican todo para mostrar una película, que si bien tiene definido al público que va dirigido, el lugar común de las clasistas comedias románticas es su estandarte y lo llevan a niveles exagerados y sin sentido. Quizá es ironía de su director.

 

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Renata (Danna Paola) es una adolescente de 17 años, presumida, arrogante y consentida. Ella romperá la cuarta pared en toda la película para contarnos su gran y emotiva tragedia; como cualquier adolescente el mundo gira alrededor de ella. Un pequeño punto destacado para la cinta.

Ella ama al cine y en sus ensoñaciones se imagina que su cuento de amor está lleno de sus películas favoritas. Así, sus sueños son escenas de filmes clásicos como Belleza americana, Titanic, Amelie, entre otros. De esa forma, la película intenta homenajear a ese cine emblemático y mejor nos les cuento los resultados.

Renata está enamorada de Leonardo (Alosian Vivancos, quien seguro lo han visto en su papel de modelo y futbolista en la también clasista serie Club de Cuervos), quien es el mejor amigo de su hermano y se conocen desde que ella era una bebé y él un niño. Leonardo le lleva 12 años de diferencia.

Cuando descubre que Leonardo se va a casar con Susana (Marjorie De Sousa), en un viaje que realizan a Puerto Vallarta (un fin de semana más para ellos, el dinero no tiene importancia), Renata realiza planes inverosímiles y que nunca vemos en pantalla para separarlos.

Dirigida y escrita por Rene Bueno, crea un ambiente telenovelesco más que cinematográfico, con actuaciones vacías y huecos argumentales que en verdad complican la sencilla narrativa, con personajes que nunca entendí de donde salieron y para que estaban ahí, y con problemas resueltos sin una explicación coherente  y exageradamente dramáticos.

Quizá otro punto destacado es el papel de Danna Paola (quien “tipo” no lo hace mal). Renata dice lo que piensa sin tapujos, usa un lenguaje “tipo” fresa, habla rápido, y en ocasiones eso causa gracia o pena ajena, es como una imitación del personaje que hace Luis Gerardo Méndez en la serie Club de Cuervos y en la cinta Nosotros los Nobles.

La cinta obviamente pinta ese México que sólo los privilegiados conocen: bello, sin problemas, sin pobreza (esa vida dentro de una burbuja burguesa); y eso supongo que está bien (¿o es peligroso?, ahí esta el debate de estas cintas), en el sentido que cumple su objetivo, ser un filme que invita al espectador a desear ese país y esa vida; sigamos soñando “bonito” mexicanos.

Este filme adolescente que habla del primer amor y del paso a la madurez, entra en ese catálogo en el que México cada vez se vuelve más experto: las clasistas comedias románticas, sin ningún aporte novedoso a nuestro cine. No será sorpresa que sea un éxito en taquilla.

 

*Periodista y realizador. Director y Editor de CinEspacio24. Colaborador de Cio Noticias


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Arturo Brum Zarco

About Arturo Brum Zarco

Leave a Reply