•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El argumento es llamativo: por medio de la ciencia demostrar que existe vida después de la muerte. Con esa premisa se estrena la cinta Línea mortal al límite (Flatliners) protagonizada por Ellen Page y Diego Luna.

Por Arturo Brum Zarco

@arturobrum

“Con la ciencia, vamos a hacer lo que la religión y la filosofía no pudo”, es una de las frases de la cinta Flatliners, de 1990, dirigida por Joel Schumacher (sí, el que hizo esas fallidas películas de Batman) y estelarizada por unos jóvenes Julia Roberts, Kevin Bacon y Kiefer Sutherland. El filme narra los experimentos de cinco doctores que provocan su propia muerte, para después ser resucitados y así demostrar que hay vida más allá de la muerte.

Dicho largometraje no es de culto, ni marco una época para sus protagonistas; no obstante, es una cinta entretenida, con un ambiente sombrío y con un guion que sí entra en el debate de la ciencia vs conceptos religiosos.

El remake de esa película, que se estrena este 2017 y dirigida por el danés Niels Arden Plev (Los hombres que no amaban a las mujeres), intenta alejarse un poco de su predecesora en cuanto a las motivaciones de sus personajes: en la original realizan los experimentos por la sana curiosidad científica, en esta versión es por un conflicto personal de una doctora.

Línea mortal al límite es una cinta de ciencia ficción y terror, con un ambiente y una fotografía que no logra definir bien su objetivo y un guión (que a diferencia de la cinta original) es cursi y no llega a abrir el debate de la ciencia contra conceptos religiosos y metafísicos, que es una de las metáforas que busca transmitir.

La doctora Courtney (Ellen Page) sufrió un accidente que provocó la muerte de un ser querido. Por eso está obsesionada con el tema y convence a sus colegas doctores Ray (Diego Luna), Marlo (Nina Dobrev), Jamie (James Norton) y Sophia (Kiersey Clemons) a que se realicen experimentos donde se detengan el corazón y se causen muerte cerebral para después con conceptos médicos ser recusitados.

Al matarse cada uno experimenta unos tipos de sueños y recuerdos que van a cambiar su vida. El mensaje es claro: la cercanía de la muerte provoca un cambio en nuestro ser.

Sin embargo cuando regresan a la vida, no vuelven solos, algo los persigue y tendrán que buscar la solución a esos demonios internos que no los dejan en paz. En ese sentido, es una película que habla sobre la redención, el perdón, la culpa; temas religiosos combinados con conceptos científicos.

Pero la anécdota no llega a cumplir, ya que su guion no es sólido, es por momentos tedioso, lleno de lugares comunes y frases trilladas y baratas; y eso es una lástima porque el argumento, como el trabajo actoral es aplaudible.

Al final es un remake que nos pudimos ahorrar, pero tiene un tema, la vida después de la muerte, que ha provocado grandes debates a lo largo de la historia de la humanidad,  eso es lo que salva un poco a la película, y por su puesto Ellen Page y Diego Luna.

 

 

*Periodista y realizador. Director y editor de CinEspacio24.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Arturo Brum Zarco

About Arturo Brum Zarco

Leave a Reply