Info sobre cine

“La posesión de Verónica”, terror desde España

"La posesión de Verónica", terror desde España

Todo está contado, lo importante es cómo lo cuentas. Con esa premisa en mente, pienso en la nueva cinta del conocido director español Paco Plaza (creador de las cintas de terror REC), La posesión de Verónica, un filme de terror que utiliza argumentos  manoseados: la ouija  y la posesión de un ente maligno a un cuerpo. No obstante, el director narra la historia con partes novedosas que la hacen una decente película.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Mientras ocurre un eclipse solar, tres chicas adolescentes se esconden en el sótano de su escuela católica para jugar a la ouija; la protagonista, Verónica (el debut de Sandra Escacena) quiere contactar a su difunto padre. Sin embargo, todo se sale de control y un ser maligno aparece y se posiciona de ella.

Verónica vive con su tres hermanos menores: dos niñas que van en la primaria y un niño que va en el kínder. Ella tiene que hacer las labores de una madre, ya que su mamá, Ana (Ana Torrent) es mesera de una cantina y está fuera todo el tiempo.

Por tal motivo, Verónica les hace de desayunar y cenar a sus hermanos, los lleva a la escuela, los ayuda con su tarea, etcétera; eso provoca que no sea una adolescente “normal”, y que pueda pasar las tardes con sus amigos. La cinta tiene de trasfondo los problemas de una chica que quiere su independencia pero se encuentra en la necesidad de fungir como madre.

De ahí lo llamativo de la cinta, aunque la narrativa de la ouija se ha utilizado mucho, es la sub trama que salva a la cinta de caer en lo predecible, ya que Verónica tendrá que cuidar a sus hermanos del demonio que se ha posicionado de ella. Así, en el departamento donde viven pasarán cosas espeluznantes y demoníacas.

Tanto las actuaciones de los niños como de Sandra demuestran la buena dirección de Paco Plaza, un director conocedor del género y cumple con los requisitos pare ser un largometraje con secuencias bien logradas y con una fotografía adecuada y sencilla.

Paco con poco hace mucho. Utiliza a una familia que a falta de padre y “madre”, incluye un ente maligno; quizá sea una crítica al abandono de los padres por la necesidad de trabajar. Asimismo, muestra la idiosincrasia de una juventud atrapada entre querer ser libre y sus responsabilidades.

Al final es una buena película española de terror, con escenas simples pero con mucho horror.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *