•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Después de que una pandemia terminó con toda la población femenina, un padre y su hija se esconden en los bosques y casa vacías, para que la sociedad no descubra que ella es la única mujer que queda con vida.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Un padre y su hija se encuentran acostados y platicando dentro de una casa de campaña; el padre le cuenta una historia parecida a la del Arca de Noé, la niña le pide que cambié la anécdota  y que el héroe sea otra persona.

Con ese pequeño y sutil prólogo inicia la cinta La luz del fin del mundo (Light of My Life), escrita, dirigida y protagonizada por Casey Affleck, una historia que combina el drama con ciencia ficción en un mundo apocalíptico.

Después de que una pandemia acabará con toda la población femenina del mundo, al parecer Rag (Anna Pniowsky) la hija del personaje de Casey Affleck, a quien sólo conoceremos como padre, es la única mujer sobreviviente.

Es por eso que padre e hija, se esconden en el bosque, montañas o casas abandonadas, y si llegara a verlos alguien, el padre asegura que lo acompaña su hijo.

El filme nos llevará a esa travesía de estos dos personajes donde hablarán de ética, moral, de la vida y sobre todo del fin de la humanidad.

Con un ritmo semi lento, tomas más estáticas que reflejan la belleza de la naturaleza pero a la par el sufrimiento de nuestros protagonistas, Casey intenta mostrarnos un mundo en desorden y desquiciado, uno destinado a la aniquilación del hombre y donde una mujer es lo más valioso del planeta.

De esa forma, vemos secuencias donde tipos desconocidos persiguen al padre a y su hija, con el objetivo de capturar a la niña. El filme no nos explica que tipo de enfermedad mató a todas las mujeres, sólo nos muestra el amor de un padre por su hija y cómo este hará lo necesario para protegerla.

En ese sentido, la película puede ser un poco confusa en sus intenciones,  ya que el héroe es el hombre que salva a la mujer; sin embargo, como pedía al principio la niña: “que se cambié al héroe de la historia”

Así, el filme nos llevará a una aventura por las montañas, bosques y nieves, para mostrarnos la fortaleza y valor de una niña que se sabe la única de su género; y a que al final dependerá de ella salir adelante.

Gran actuación de Casey y Anna que sostienen una película donde la mayor parte sólo aparecen ellos. La fotografía y el ambiente, si bien es bella, produce un cierto desasosiego en el espectador al encontrarnos solos en medio de la naturaleza, y esto se afianza con las pocas explicaciones que nos da la película (las cuales no son necesarias), ya que así provoca incertidumbre.

La luz del fin del mundo es una cinta reflexiva, con un argumento interesante sobre la última mujer que queda en el mundo.

Periodista y realizador. Director de Comunicación en CinEspacio24. Colaborador en Cio Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Arturo Brum Zarco

About Arturo Brum Zarco

Leave a Reply