La historia del “hombre lobo” en el cine – CinEspacio24

La historia del “hombre lobo” en el cine

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El personaje del hombre lobo tiene una especial relevancia en el cine por la cantidad de películas que lo abordan. Un tema que se ha mantenido vigente durante años, como una de las criaturas clásicas del mundo del terror.

Por Martín L. González*

@martin_lgonzale

Los licántropos tienen su origen en la antigua Grecia, donde se menciona a Licaón, rey de Arcadia, quien comenzó a realizar sacrificios humanos por su apasionada religiosidad, llegando al punto de sacrificar a cualquier extranjero que llegara a su hogar, hecho que atentó contra la denominada ley, de ese tiempo, de la bendita hospitalidad.

Este suceso llegó hasta los oídos de Zeus, quien tras hacerse pasar por un peregrino para comprobar las acciones de Licaón,decidió convertirlo en el famoso hombre lobo; con ciertas diferencias a la peluda bestia que conocemos hoy en día. Este personaje es considerado por muchos como el primer hombre lobo; de ahí nace el término licántropo.

Su impacto cultural llegó de la mano de la literatura, ha sido inspiración para cuentos, novelas y hasta poemas. Cuando nació el cine, apareció la figura del hombre lobo casi de inmediato.

Suele señalarse al cortometraje silente The Warewolf (Henry Mac Rae, 1913) como el punto de inicio en la prolífica carrera de los hombres lobo en el cine. A partir de aquí, las peludas de las criaturas de la noche comenzaron a ser “explotadas” en la industria. El filme nos cuenta la historia de una mujer que sabe cómo transformarse en una bestia, y le enseña a su hija a convertirse en un licántropo.

Aunque, desafortunadamente, dicho material se encuentra perdido, debe mencionarse cuando se trata el tema de los hombres lobo en el cine, ya que es a partir de este punto que nace el licántropo como estrella de cine.

Poco tiempo después, dicho concepto caería en las manos de Universal, quien previamente ya había trabajado con personajes de esta índole como Drácula o Frankenstein. Así, estrena en 1935 la cinta The Werewolf of London (Stuart Walker), y pone al hombre lobo en la baraja de personajes de terror con los que contaba la poderosa productora.

The Werewolf of London

El largometraje nos narra la historia de un científico que tras viajar al Tíbet lo muerde un lobo, lo cual lo lleva a cometer una serie de crímenes una vez que regresa a la ciudad.

El resultado final de la cinta no fue del agrado de Universal, por lo que decidieron darle una segunda oportunidad al personaje, sólo que esta vez con un enfoque más psicológico y apoyándose en el folklore antiguo. De esa forma nació The Wolf Man (George Wagner, 1941).

The Wolf Man

De esta versión resaltan algunas características que ayudaron a formar al personaje en la industria cinematográfica, como la maldición de convertirse en hombre lobo después de ser mordido y la reflexión sobre la condición humana sobre la delgada línea que lo separa entre ser un hombre y ser una bestia.

El guion de la cinta fue escrito por Curt Siodmack, un novelista aléman de ciencia ficción. A este autor se le atribuye el uso de balas de plata como una manera de terminar con los licántropos, una características que actualmente es fundamental en la mitología del hombre lobo.

Con el paso de los años el personaje fue cobrando aún más relevancia en el cine, con películas memorables que dotaron al personaje de mayor presencia en la cultura pop; incluso cruzó caminos con otros monstruos míticos del género, como en el filme Frankenstein Meets The Wolf Man (Roy William Neill, 1943), donde un científico loco trata de controlar a un hombre lobo a la par que intenta reanimar al monstruo de Frankenstein.

Frankenstein Meets The Wolf Man

A pesar de que el hombre lobo es identificado dentro del género de terror, el miedo no siempre ha sido su principal enfoque en el séptimo arte, pues ha tenido etapas con tintes de comedia como en el largometraje An American Werewolf in London (John Landis, 1981), o su lado romántico como en la película Blood & Chocolate (Katja Von Garnier, 2007).

Cintas como She Wolf of London (Jean Yarbrough, 1946), La marca del hombre lobo (Enrique L. Equiluz, 1968), El Dr. Jekyll y el hombre lobo (León Klimovsky, 1972), The Howling (Joe Dante, 1981), The Company of Wolves (Neil Jordan, 1984),  An American Werewolf in Paris (Anthony Waller, 1998), la saga de Underworld, o El hombre lobo (Joe Johnston, 2010),  hicieron del  hombre lobo  una súper estrella de cine.

An American Werewolf in Paris

Es una tarea titánica tratar de enlistar todas las cintas que abordan al hombre lobo como el eje central de una historia, pero cada una de ellas ha aportado su granito de arena para engrandecer la leyenda de los licántropos, hasta el punto de erizarnos la piel con los aullidos que suenan durante las largas noches de luna llena.

*Colaborador y reportero en CinEspacio24 Noticias

Te invitamos a nuestro Curso Online de Historia del Cine de Terror 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «La historia del “hombre lobo” en el cine»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*