•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Considerada por muchos como uno de los primeros filmes de terror slasher, Masacre en Texas ha logrado traspasar la barrera del tiempo manteniéndose en el gusto de los amantes del cine de terror.


Por Martín L. González*

@martin_lgonzale

El cine de terror slasher es un subgénero cinematográfico que tiene como una de sus características principales presentar un conjunto de adolescentes como protagonistas, los cuales son perseguidos por un asesino que generalmente es “derrotado” por la chica pura y casta del grupo.

Este sub género cinematográfico cobró gran relevancia en la década de los ochentas gracias a cintas como Viernes 13 (Sean S. Cunningham, 1980) o Pesadilla en la calle del infierno (Wes Craven, 1984); pero sus orígenes provienen de Italia con el cine de terror giallo, un subgénero cinematográfico que resalta el uso excesivo de violencia y sexo, además de contar con un misterioso asesino.

Justo el giallo fue una de las principales inspiraciones del cineasta Tobe Hooper, quien, quizá sin saberlo, con su cinta Masacre en Texas (1974) estaba sentando las bases de un subgénero cinematográfico increíblemente rentable, ya que eran películas que costaban poco y generaban mucho.

Masacre en Texas cuenta cómo  un grupo de chicos debe hacer un largo viaje para cerciorase de que la tumba del abuelo de dos de los viajeros no haya sido profanada como se rumoraba en la radio, sin embargo su travesía se verá interrumpida por una familia poco peculiar que tiene unas intenciones para nada amigables y de un terrible asesino llamado Leatherface.

Quizá el hecho de que esta cinta esté basada en hechos reales fue uno de las razones por las que el filme creó tanto pánico entre el público, especialmente en la audiencia joven. El director Tobe Hooper tomó como base para su historia el caso de Ed Gein, un asesino serial, que robaba tumbas, hecho que en la película es el principal motivo para que los protagonistas emprendan su viaje.

Ed Gein solía guardar cádaveres para hacer todo tipo de cosas con ellos, incluidos trajes completos hechos de piel humana, algo que en la cinta se vio reflejado en los muebles hechos con esqueletos que se encuentran dentro de la casa que habita Leatherface, así como en la propia máscara de este asesino, la cual está hecha de restos de carne humana.

Sin embargo la historia detrás de Masacre en Texas no termina aquí, ya que al igual que sucedió con la película El exorcista (William Friedkim, 1973), todo lo que rodeó al largometraje durante su rodaje le brindó mayor misticismo a la cinta. Según reveló la revista Texas Montlhy, el grupo de 40 personas que conformaron todo el equipo de grabación (productores, actores, etc) sufrieron mucho durante el rodaje de la cinta.

Para empezar, el hecho de que se tratara de una película de bajo presupuesto los orilló a grabar todo en aproximadamente un mes. Durante ese tiempo, los actores se vieron en la necesidad de usar la misma ropa, ya que la historia se desarrolla durante sólo un día, por lo que para mantener la continuidad en el filme y cuidar el presupuesto con el que contaban, los actores no podían cambiar de vestuario. Si a esto le sumamos que las jornadas solían ser de entre 12 y 16 horas diarias, el rodaje fue un verdadero martirio.

El potente calor del estado de Texas complicó las cosas aún más, ya que muchos de los miembros del staff comenzaron a enfermar. Pero si alguien vio en riesgo su vida fue el actor Gunnar Hansen, quien da vida a Leatherface en la cinta. Gunnar confesó que hubo una ocasión en la que la motosierra que utilizó durante el rodaje se descontroló repentinamente, lo cual casi provocó que se rebanara el cuello.

El largometraje nos regaló a uno de los iconos de terror más reconocidos del cine: Leatherface. Este personaje fue imitado en diversas ocasiones y desencadenó una ola de películas que en la mayoría de los casos eran simplonas y pocas veces tenían el éxito que deseaban, algo que cambió en 1978 con la llegada de Halloween y Michael Myers, cinta que marcó el inicio del cine slasher como tal y que tuvo como una de sus principales fuentes de inspiración al largometraje Masacre en Texas.

La influencia que tuvo el cineasta Tobe Hooper con su cinta fue tan grande que aún en la actualidad existen directores que admiten haber sido marcados por esta obra, como es el caso del director Nicolas Winding Refn, conocido por cintas como Drive (2011), El demonio neón (2016) o Solo Dios perdona (2013) quien declaró lo siguiente:

“Crecí en una familia cinéfila. Mis padres fueron atraídos por la Nouvelle vague. Para ellos eso era Dios, pero para mí era el Anticristo, y qué manera mejor de rebelarte contra tus padres que viendo algo que tu madre va a odiar, lo cual era películas de terror estadounidenses. Cuando vi Masacre en Texas, me di cuenta: no quiero ser un director, no quiero ser un guionista, no quiero ser un productor, no quiero ser un director de fotografía, no quiero ser un editor, no quiero ser un editor de sonido. Quiero ser todos ellos a la vez. Y esa película demostró que puedes hacerlo, porque esa película no es una película normal”

Gracias a todo esto, Masacre en Texas ha conseguido ostentar el título de película de culto, ya que su legado va más allá de los números en taquilla y la recepción del público.

*Colaborador CinEspacio24 Noticias


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

Leave a Reply