“Jurassic World: El reino caído”, y su tecnología más avanzada – CinEspacio24

“Jurassic World: El reino caído”, y su tecnología más avanzada

Comparte el amor por el cine

Con la misma fórmula de siempre llega Jurassic World: El reino caído. De nuevo los humanos tratarán de controlar a los dinosaurios, pero estos se escapan y todo se sale de control.

 

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

A pesar de que la premisa es la misma, (eso era obvio, no esperábamos un tratado filosófico acerca de los dinosaurios), toca temas importantes para la humanidad (en serio) que hacen de esta película una cinta un poco más profunda que sus antecesoras (se los prometo), ya que hablan y se enfocan un poco más en la tecnología genética y los riesgos o virtudes de ésta.

Ese aspecto es el que destaco de la película, de trasfondo nos habla de una realidad que ya está aquí, los avances científicos al respecto van caminando a pasos seguros y la clonación es una realidad y un tema que el mundo comienza a debatir.

Fuera de eso, la cinta, con algunas fallas argumentales, tiene los mismos elementos de las anteriores, dinosaurios persiguiendo y devorando a la gente, el héroe carismático que todo asombrosamente le sale bien, la chica que está en problemas y es rescatada, y una niña que estará en medio de todo el desastre que hacen los dinosaurios.

Después del fracaso del parque de diversiones que vimos en Jurassic World: Mundo Jurásico, los dinosaurios están libres en la isla, pero la erupción de un volcán amenaza con aniquilarlos a todos.

El mundo se debate entre salvar a los dinosaurios o dejarlos morir; deciden que mueran. Un importante empresario contacta a Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), quien en la entrega anterior era una ejecutiva del parque, para que le ayude a salvar una especie de cada dinosaurio, sobre todo al velociraptor.

Por lo tanto, ella va a pedirle ayuda a quien cuidada a esas especies, Owen Grady (Chris Pratt), quien ahora en su rebeldía hacia la vida , vive sólo a lado de un lago y está construyendo él sólo una casa (todo lo puede hacer).

Así, Claire y Owen con otros dos jóvenes integrantes Franklin Webb (Justice Smith), un experto en computadoras y Zia Rodríguez (Daniella Pineda) una intrépida veterinaria, van a la isla con un equipo especial de militares privados para transportar a los dinosaurios a un lugar seguro.

Tiene efectos especiales bien hechos. El ritmo de la película es como cualquier otra cinta de acción; no obstante a mitad del filme, se notan elementos del cine de terror y mucho de esto es por la mano de su director.

La digire el español J.A Bayona, quien ha demostrado su capacidad con cintas como El orfanato, Lo imposible y Un monstruo viene a verme, sabe realizar bien su trabajo y se nota cómo amalgama varios géneros para hacer una película entretenida y tocar de fondo algunas temáticas interesantes.

Asimismo, logra homenajear a la primera película Jurassic Park, que dirigiera Steven Spielberg y que en su tiempo sorprendió al público y a la mayoría de la crítica.

A diferencia de la cinta anterior donde el personaje de Bryce fue muy criticado por realizar toda la cinta en tacones , sobre todo en las escenas donde tenía que correr, ahora sí le ponen botas y es más verosímil su participación (de hecho hay una escena cuando llegan a la isla donde hacen un primer plano a sus botas).

Por su parte Cris Pratt hace el mismo papel que en la saga de Avengers, es cínico, presuntuoso, con el ego hasta el cielo, pero carismático y a quien todo le sale bien. No le costó mucho realizar el papel.

Jurassic World: El reino Caído podrá tener el mismo argumento de siempre, pero destaca en su trato hacia la tecnología genética, su homenaje a las películas anteriores y lo guiños al cine de terror que hace. Es una buena opción para entretenerte.

 

 

*Periodista y Realizador. Director de CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias y en Oculus Todo el Cine.

Be the first to comment on "“Jurassic World: El reino caído”, y su tecnología más avanzada"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*