Hilda Kruger, la espía nazi que era actriz en México – CinEspacio24

Hilda Kruger, la espía nazi que era actriz en México

Comparte el amor por el cine

Eran los años 40. Amante de Goebbels, la mano derecha de Hitler. Después llegó a México y se involucró con Miguel Alemán, en ese entonces secretario de Gobernación,  del  presidente Manuel Ávila Camacho. Hilda Kruger fue una espía nazi que se infiltró en diferentes países, entre ellos México,  con el disfraz de una talentosa actriz.

Por Carlos Ramírez García*

@carloshrgarcia

Desde los 21 años, Hilda Kruger comenzó a participar en una serie de filmes alemanes con el apoyo de su primer amante, Joseph Goebbels, encargado de la propaganda nazi en Alemania. Luego de que la esposa de Goebbels descubriera el amorío de su esposo con Kruger ordenó a su esposo expulsar a la mujer del país.

Goebbels aceptó a regañadientes, pero no desamparó a su amante de ojos azules, sino que la envió a Los Ángeles, Estados Unidos.

En Hollywood, Hilda Kruger se sintió como “pez en el agua”. Trilingüe y con cabellos de oro, Kruger pronto supo relacionarse con la élite del gobierno de Estados Unidos, mientras filtraba la información a Goebbels y a la policía secreta nazi.

El próximo destino de la espía rubia fue Jean Paul Getty, un extrafalario millonario que era un fuerte competidor en el sector petrolero. El objetivo de Kruger no era casualidad. Alemania necesitaba tener una sólida fuente de petróleo y un inversionista que ayudara a sostener el régimen del nacionalsocialismo.

Por lo anterior, Hilda Kruger emigró a México, la emergente potencia de la producción de petróleo. Con el disfraz de una actriz talentosa, la espía hizo lo mismo que en Estados Unidos: relacionarse con la élite política y económica  usando su encanto y belleza.

El subsecretario de Relaciones Exteriores, Ramón Beteta, fue el penúltimo escalón para llegar a la cima del gobierno mexicano. Mientras fungía como actriz de películas mexicanas como Casa de mujeres (1942); Adulterio (1945), cinta en la que participó con el comediante Estanislao Shilinsky; y El que murió de amor (1945), Kruger extendía la red de espionaje alemana en suelo mexicano.

Fue el entonces secretario de Gobernación, Miguel Alemán Valdés, otro de los hombres que no pudo resistir a su coqueteo. Pronto descubrió los fines de Kruger, pero no le importó. Le puso un departamento en la colonia Juárez y la encubrió de todo intento por atraparla. El objetivo de abastecer con petróleo a Alemania se había logrado; sin embargo, ante la presión de los Estados Unidos por capturar a todo espía nazi en México, Kruger tuvo que cambiar de vida.

En el ocaso de su carrera, Hilda Kruger tomó clases de Historia en la UNAM, abandonó a Miguel Alemán y se casó, por obligación y para despistar, con Ignacio de la Torre Formento. Ella siguió actuando en más de 30 películas mexicanas y estableció buenas relaciones con artistas mexicanos, entre ellos Mario Moreno “Cantinflas”.

El escritor Juan Alberto Cedillo en su libro Hilda Krüger: Vida y obra de una espía nazi en México detalla a profundidad la vida de la actriz alemana hasta su muerte en 1991 en  Alemania.


*Periodista. Reportero y colaborador en CinEspacio24

 

Conoce más historias y análisis del cine mexicano en nuestro taller Historia del Cine Mexicano, que inicia el 10 de febrero, toda la información aquí.

Be the first to comment on "Hilda Kruger, la espía nazi que era actriz en México"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*