•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El reconocido director chileno Pablo Larraín regresa con la cinta Ema, donde nos cuenta la historia de una bailarina de reggeaton, quien después de un incidente familiar comienza una etapa de liberación personal.

 

Por Martín L. González*

@martin_lgonzale

El baile es un modo de expresión artística, pero también se puede usar para canalizar emociones, lo cual nos permite decir mucho sin necesidad de hablar.

La película Ema nos cuenta la historia de Ema (Mariana Di Girolamo), una talentosa bailarina que se encuentra casada con Gastón (Gael García Bernal), un coreógrafo con quien además de compartir una relación amorosa, también comparte una relación laboral.

Gastón es estéril, por lo que deciden adoptar un hijo, sin embargo, el matrimonio decide regresar al niño en adopción tras un incidente que deja a la hermana de Ema con quemaduras graves, lo cual traerá cambios en la vida de Ema.

El director chileno Pablo Larraín nos entrega una cinta arriesgada que lo lleva fuera de su zona de confort, siendo esta su cinta más peculiar si se compara con toda la filmografía del cineasta.

Ema es un filme que propone, especialmente en cuanto aspectos visuales. La paleta de colores es muy llamativa, enfocándose en tonalidades neón que refuerzan la personalidad de nuestra protagonista.

Esta paleta de colores, los ángulos y tomas permiten que las tonalidades tan penetrantes tengan protagonismo en el largometraje, y consiguen darle peso al aspecto narrativo para reforzar la personalidad de los personajes y el peso de sus decisiones.

Asimismo, no podemos pasar por alto el baile y las coreografías, que juegan un papel igual o incluso más importante que la dirección de fotografía, ya que es la manera en la que la protagonista, Ema, se expresa de manera directa y personal.

Los diálogos también hacen su parte, ofreciéndonos monólogos duros, así como conversaciones impactantes.

La familia, lo poco convencional que se ha vuelto el término “familia tradicional”, la libertad de la mujer, la exploración sexual y el placer como motor de vida son algunos temas que aborda el filme.

Sin duda, Ema es una cinta arriesgada, que funciona gracias a su meticulosa ejecución y a su acertado ensamble que le permite fluir como una coreografía de baile.

*Colaborador CinEspacio24


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

Leave a Reply