•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dirigida por David Michod y producida por Netflix, El Rey, basada en varias obras de William Shakespeare, nos narra la vida de Hal (Timotheé Chamalet) un joven príncipe que renunció a sus privilegios y vive en una pequeña aldea y es alcohólico; pero después de la muerte de su padre se tendrá que convertir en el Rey Enrique V. 

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

“Sufrirán la humillación de servirme a mí”, les dice, con una sobriedad e imponente sinceridad, el joven y rebelde rey Enrique V a sus súbditos, segundos después de que su padre muriera, un monarca que dejó incontables guerras civiles y conflictos contra escoceses y galeses.

Con esa frase el nuevo líder de la corona de Inglaterra les vaticinaba que su reinado sería diferente, que con él al mando no tenían idea de lo que pudieran sufrir o de lo que su distinta forma de pensar provocaría.

Ya que antes de convertirse en Soberano, Enrique era la oveja negra del reino de su padre: no estaba de acuerdo con las decisiones del Rey, vivía alejado de los castillos y se le conocía como Hal, un joven alcohólico y fiestero, delgado y un tanto andrógino.

Por tal motivo, su padre había decidido que aunque él era el hijo mayor no iba a heredar el trono, el lugar sería para su hermano menor; pero éste muere en una de las guerras sin sentido que había en Inglaterra.

Así, con un odio evidente hacia su padre, Enrique acepta convertirse en Rey y con su discurso inicial pone nervioso a la corte y a sus nuevos consejeros.

Después de su coronación, su primer acto es finalizar con todas las guerras, “eran los enemigos de mi padre no los míos”, afirma. Pero las intrigas y conspiraciones por parte de los miembros de su corte, provocarán que Enrique V, que ante todo se proclamaba pacifista, inicie una nueva guerra ahora contra Francia.

De eso trata la cinta El Rey (The King), ambientada a principio del siglo XV, dirigida por David Michod y producida por Netflix. Asimismo, el filme fue escrito por el propio director y Joel Edgerton (quien tiene un papel en la película), y está basada en tres obras de William Shakespeare Henry IV, partes 1 y 2 y Henry V.

En ese sentido, la película mantiene ciertos aspectos de las obras de Shakespeare: la ambientación, los diálogos, las traiciones, las metáforas, la tragedia, las contradicciones de la vida y el destino implacable; no obstante los guionistas crean un nuevo concepto en cuanto a la narrativa; y por su parte Michod por medio de una fotografía que juega con tonos oscuros, un ritmo semilento y escenarios bien detallados va hilando una historia sobre el poder y la “necesidad bélica” del ser humano.  

Timothée Chalamet (quien ya había dado muestra de sus capacidades interpretativas en Llámame por tu nombre, Lady Bird y Beautiful Boy) crea a un Enrique V complejo, contenido y atrapado en un puesto que no quería, realizando actos que detestaba, desconfiando de todos, alguien que tiene que ir cambiando poco a poco su forma de pensar e imponerse como una persona fuerte y demostrar que está hecho para ser  Rey.

Mención aparte tiene el gran trabajo que hace Sean Harris como un audaz consejero del Rey o la destacada actuación de Robert Pattinson que da vida al hijo del rey de Francia, un tipo desquiciado y sanguinario.

Con diálogos que rayan en lo poético, El Rey es una película bien estructurada y un ejemplo en la construcción de un personaje, un personaje que con el poder en sus manos cambia su forma de ser.

Periodista y realizador. Director de Comunicación en CinEspacio24. Colaborador en Cio Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply