“El hoyo”, y sus perturbadores niveles – CinEspacio24

“El hoyo”, y sus perturbadores niveles

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El hoyo, ópera  prima de Galder Gaztelu – Urrutia, es una película española sobre una cárcel que está dividida en niveles, donde los primeros reciben un suculento y abundante banquete y los de abajo si tienen suerte comerán las sobras.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

El hoyo es una cinta española que demuestra que una buena idea y un trabajo minuciosamente estructurado no necesita de grandes presupuestos para obtener un resultado por de más agradable.

El filme nos narra una especie de cárcel que está dividida en niveles de forma vertical, y en cada nivel hay una celda donde sólo se encuentran dos personas. En medio de cada celda hay un hoyo y por ese lugar cada día llega una plataforma con un banquete, los primeros en recibirla disfrutan los alimentos a su antojo, conforme baja  la comida escasea y los últimos reciben migajas si bien les va.

Cada mes cambian a cada prisionero de nivel, no sabemos quién los hace como si se tratara de una ser omnipresente que decide al azar que nivel les tocará. Así, vemos a los codiciosos de arriba, a los calmados de en medio y a los que sufren hasta abajo.

 

Con un guion solido que se mueve entre los claroscuros de la condición humana: ¿somos solidarios?, ¿egoístas?, ¿salvajes?, ¿amables?; entre ese sin fin de contradicciones del ser humano se encuentra el filme El hoyo, ópera prima de Galder Gaztelu – Urrutia, con la que vaticina un cine propositivo, perturbador, honesto y con un mensaje sobre nuestra relaciones individuales y colectivas.

A partir de un diseño de producción minimalista, pero no por eso anodino, sino todo lo contrario, en su puesta en escena se encuentra un mundo claustrofóbico, pero lleno de personas, que ante la necesidad de sobrevivir el interés personal parece que es el que sobresale.

Es por medio de su ambientación y arte que su metáfora toma forma y encuentra el eje de lo que el director quiere decir, un ambiente que se construye a partir de colores grises y con tonos verdes para que el espectador construya en su imaginario sus propias conclusiones de hacia donde hay que moverse o en su defecto quedarse en el mismo sitio.

Es decir, el director construye un mensaje claro (quizá eso le quite un poco de rigor al filme) sobre las clases sociales: los que están arriba tienen las mejores cosas, y literalmente los de hasta abajo sólo obtienen las sobras o en el  peor de los casos no reciben nada.

Un mensaje que refleja la situación mundial actual, donde las desigualdades económicas son marcadas e inclusive llegan a niveles sádicos, las distribución de la riqueza es una farsa, y donde el de arriba  (algo que se ve en la cinta) le echa mierda al de abajo.

No obstante, este mensaje que podría caer en un obviedad sale avante en la cinta gracias a su argumento donde las personas cambian de niveles constantemente; un día te encuentras entre los primeros y comes abundantemente, al otro día estas muy abajo y apenas sobrevives. Aquí está el conflicto ético de la cinta, cómo te compartas cuando estas arriba o abajo.

En ese sentido, el filme puede ser una película con una premisa poco esperanzadora, donde muestra que la creación de acuerdos para una mejor convivencia con el fin de sobrevivir es una utopía.

Un filme de suspenso, ciencia ficción, terror y gore; con una reflexión política y social clara acerca  de la justicia,  la inexistente  cooperación humana, la violencia y la siempre difícil  lucha de clases. Quizá en estos tiempos la reflexión a la que nos lleva la película  sea muy útil para una mejor convivencia.

*Periodista y realizador. Director y Editor en CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «“El hoyo”, y sus perturbadores niveles»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*