“El habitante”, cinta de terror mexicana – CinEspacio24

“El habitante”, cinta de terror mexicana

Comparte el amor por el cine

Dirigida por Guillermo Amoedo, llega la cinta mexicana de terror El habitante, narra la mala suerte de tres chicas delincuentes que entran a la casa de un importante senador para robarle; sin embargo ese hogar tiene un ente diabólico que las hará sufrir.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Tres hermanas, Camila (Vanesa Restrepo), María (María Evoli), Ana (Carla Adell) con un pasado tormentoso, tienen la orden de robar el dinero de la casa de un senador; para una de ellas, la más grande, depende su vida de que el delito salga bien y consigan todo el efectivo. No obstante, al lugar donde entran tiene un habitante diabólico.

De esa forma, ingresan a un hogar sin seguridad, sin empleados, donde sólo vive, aparentemente, el senador José Sánchez-Lermontov (Flavio Medina) y su esposa Angélica (Gabriela de la Garza). Cuando las chicas entran a la casa no encuentran el dinero y amenazan con unas pistolas a la pareja para que les den lo que buscan.

Mientras atan al político y a su esposa, descubren que en el sótano hay una niña amarrada, con golpes por todo el cuerpo, que parece desnutrida, casi calva, es decir, en un estado deplorable.

Las hermanas tienen un pasado horrible, ya que tuvieron un padre que las golpeaba y abusaba de ellas; por tal motivo deciden ayudar a la niña, que es la hija de José y Angélica y se llama Tamara (Natasha Cubria). Pero cuando la desatan y reclaman a sus padres por la situación en que se encuentra la niña, Tamara escapa e inician una serie de sucesos misteriosos y diabólicos que harán que entre las tres hermanas nazca la desconfianza y el odio.

El habitante, película dirigida por Guillermo Amoedo, es una cinta de terror que utiliza rituales satánicos, invocaciones al diablo, posesiones diabólicas y exorcismo, una amalgama que la hacen una propuesta con buenas intenciones pero que se queda a la mitad de todo, ya que la narrativa quiere tratar varios temas y no llega al clímax de ninguno.

Está la historia de cada una de las hermanas, la de Tamara y su hermano muerto, el senador y su esposa; y al final la de un sacerdote, el Cardenal Pedro Natale (Fernando Becerril) quien llega a realizar un exorcismo.

El ambiente, siempre con figuras y referencias católicas, nunca llega a ser tétrico ni a involucrar al espectador en las escenas de terror, ya que la fotografía siempre plana y con un sinfín de simbolismos obvios no ayuda a la cinta.

Es por eso que el ritmo de la trama es algo lenta  y las secuencias reflexivas no llegan a tener la potencia necesaria para lograr contrarrestar esa lentitud del filme.

Asimismo, el largometraje trata temas como el abuso infantil, el maltrato familiar hacia la mujer, pero de nuevo es tan ambiciosa en tocar todos esos asuntos que no llega a enfocarse en uno y deja lagunas en el guion y tramas inconclusas o algo raras.

Lo mejor es la actuación de Natasha Cubria como Tamara, quien realiza el papel de una niña poseída a la altura de cualquier buena película de exorcismo. Asimismo, aparece en la cinta una sombra que supongo es el demonio, la peor representación de un ente diabólico que he visto, ya que no le causaría miedo ni a la persona más temerosa del mundo.

Buenos intenciones, ambiciosa, entretenida, pero no quedará en la mente del espectador como para que no lo deje dormir.

 

 

*Periodista y Realizador. Director de CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias y en Oculus Todo el Cine.

Be the first to comment on "“El habitante”, cinta de terror mexicana"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*