•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dos cuidadores de un faro estarán atrapados en un isla por una terrible tormenta, lo que provocará en ellos sentimientos de desasosiego y soledad. La nueva cinta de Robert Eggers El faro es un terror psicológico de buena manufactura, con dos grandes actuaciones de Robert Pattinson y Willem Dafoe.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Empezar el año con el estreno de una película como El faro augura un 2020 con buenas propuestas, más debates sobre cine, polémicas y sobre todo, imágenes novedosas, argumentos originales y actuaciones que nos harán reflexionar, dudar e imaginar miles de mundos; como si se tratara de la luz de un faro, mejor estreno no podríamos tener.

Más cuando el cine parece atrapado entre remakes, spin off  y continuaciones inagotables de sagas (lo cual no está mal, pero ante todo el cine es innovación), se agradece que directores y directoras muestren que el cine es un lenguaje que sigue creando nuevos conceptos e ideas; y entre esos realizadores se encuentra Robert Eggers, quien se presentó con la que quizá es la mejor película de terror de la década La Bruja (2015).

Amante del género del terror y de presentar una propuesta audiovisual atrevida, Eggers regresa con El faro, un terror psicológico sobre el aislamiento y la locura; protagonizada por Robert Pattinson y Willem Dafoe, quienes demuestran su potente calidad como histriones.

Igual que su anterior cinta, Robert nos muestra a los personajes en una situación de aislamiento, en La bruja nos presentaba a una familia puritana del siglo XVII que vive en medio del bosque, alejado de toda la civilización; ahora en El faro, ambientada a finales del siglo XIX, nos cuenta la historia de dos personas encargadas del funcionamiento de un faro que se encuentra en una misteriosa isla; en ese sentido el director nos vuelve a adentrar a un mundo alejado, sin ningún tipo de salida: parte de su terror está en no poder escapar.

Con un sonido abrumador inicia la película, un sonido que estará presente en todo momento y que dará pie a la anécdota de dos cuidadores que se supone pasarán cuatro semanas en un isla, trabajando en el mantenimiento y el buen funcionamiento de un faro.

Sin embargo, una tormenta impedirá que salgan, y poco a poco esa situación destruirá la isla y a los dos cuidadores, que físicamente y mentalmente entrarán a una pesadilla donde las leyendas  marítimas parecen que se hacen realidad: gaviotas como señales de mal augurio e imágenes de hermosas sirenas que te atraen a sus endiabladas garras.

Así, el director nos lleva a una mitología marítima para reforzar su narrativa, una narrativa que es sencilla; la fortaleza de la película está en su propuesta sonara, en sus actuaciones y en sus complejos y misteriosos diálogos. Al respecto, el director ha comentado en distintas entrevistas que el filme está basado en un hecho real: en 1801 dos cuidadores, quienes no se llevaban bien, terminaron en malas condiciones.

Si algo nos ha dejado las dos cintas de terror de Eggers es que es un director que investiga a fondo el contexto de sus historias, si en La bruja nos enseñó la mentalidad y la idiosincrasia de ese tiempo, en El faro vuelve a hacer lo mismo y combina los mitos y leyendas que rodean a las islas desiertas, al mar y a las gaviotas con el trabajo que realizaban los cuidadores para que la luz del faro no se apague.

Sin embargo, la fotografía, que cuenta con una estética deslumbrante, puede ser un poco complaciente con el espectador al obviar su uso en monocromático (blanco y negro) como recurso fácil para jugar con las sombras, y su formato cuadrado para dar un sentimiento de mayor aislamiento o claustrofobia.

Lo apabullante de la cinta es el arco de los personajes y sus monólogos basados en el libro Moby Dick de Herman Melville. Dos personajes que atrapados en sus propios demonios y en sus desgarradores instintos sexuales, buscarán las formas de no perder la cordura y sobrevivir a una pesadilla en medio de unas olas que lo acercan al abismo de sus temores y rencores.

Vamos a iniciar el año debatiendo de esta película, que como un buen faro nos guíe a un gran año cinéfilo. Feliz año nuevo y gracias por seguirnos.

*Periodista y realizador. Director de Comunicación en CinEspacio24. Colaborador en Cio Noticias y Oculus Todo el Cine.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Arturo Brum Zarco

About Arturo Brum Zarco

Leave a Reply