“El acusado y el espía”, el odio y la injustia, temas atemporales – CinEspacio24

“El acusado y el espía”, el odio y la injustia, temas atemporales

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El acusado y el espía es una cinta que narra un vergonzoso hecho de la milicia francesa a finales del siglo XIX, cuando acusaron injustamente de traición a un capitán del ejército  y lo sentenciaron a cadena perpetua, aun cuando la pruebas eran mínimas. Dicho soldado era judío, y Francia era un país donde crecía el antisemitismo.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

En este tiempo donde se fabrican culpables, los abusos de poder de la milicia son evidentes y cínicos, en los que el antisemitismo está, de nuevo, tomando fuerza, sobre todo en Europa, el argumento de la cinta El acusado y el espía llega en el momento adecuado.

Dicho filme, de producción francesa e italiana, aborda un hecho real que ocurrió en Francia a finales del siglo XIX, cuando al capitán Alfred Dreyfus, un oficial judío, se le acusó de ser un espía alemán y se le sentenció, con base en pruebas fabricadas y mal interpretadas, a cadena perpetua en la Isla del Diablo, en la Guayana Francesa.

En ese sentido, el director de la cinta Roman Polanski aborda unos temas que, desafortunadamente, son atemporales,  la impunidad, la injusticia y el racismo siguen vigente: la historia de la película bien podría ser un hecho actual.

Polanski logra recrear la famosa ignominia que sufrió Dreyfus, y lo hace con un fotografía llena de suspenso, un diseño de producción por demás destacable, pero quizá la mayor fortaleza de la cinta es la construcción de los personajes, su ambivalencia y sus contradicciones; Roman nos transporta a un tiempo donde el odio hacia los judíos era radical.

Así vemos en una primera secuencia, una suntuosa puesta en escena donde la milicia le quita a Dreyfus (interpretado por el buen actor Louis Garrel) de manera humillante todas sus condecoraciones, y enfrente de la sociedad y buena parte del ejercito francés lo humilla y lo condena, a pesar de la insistencia de Alfred de que es inocente.

Ahí entra en escena la figura de Georges Picquart (papel que realiza el ganador del Oscar por la película El artista, Jean Dujardin), un alto mando militar, que la cinta por medio de flashback nos narra que fue profesor de Dreyfus y uno de los encargados en arrestarlo.

Picquart es un hombre recto, ama su trabajo y sobre todo es un tipo con un ética laboral  indudable; no obstante, en su vida personal tiene sus defectos, sale con una mujer casada, esposa de un amigo suyo, y expresa sin remordimientos pensamientos de odio hacia los judíos. Es decir, un personaje con matices, que nos muestra que el héroe no es totalmente bueno ni malo, sino grisáceo.

 

Esa construcción del personaje es el eje de la película, porque desde la visión de Picquart veremos cómo se desenvuelve el filme sin caer en dramas exagerados y banales.

Después del encarcelamiento de Dreyfus a Picquart lo ascienden a Coronel y le dan el trabajo de director de la unidad de contrainteligencia del ejército, sitio donde “encontraron” las pruebas de la traición de Dreyfus. Ya en su nuevo puesto Picquart descubrirá  datos, cartas, y demás pruebas que comprobarían que Dreyfus es inocente y que el espía era otro.

A pesar de su sentimiento antijudío, Picquart sacará a la luz pública lo que descubrió y tanto la opinión pública como los líderes del gobierno y el ejército emprenderán una lucha contra él: lo enviaran a misiones suicidas y lo meterán a la cárcel culpándolo de cualquier estupidez que se les ocurra.

De esa forma, el filme transita en un entretenido y agradable suspenso, que poco a poco va revelando los vicios del poder; y eso lo logra gracias a un montaje adecuado y una dirección soberbia.

Sin embargo, a pesar de su gran manufactura, los importantes temas que aborda y la reflexión que propone, El acusado y el espía es una cinta que no ha tenido muchos reflectores, aunque ha obtenido varios premios internacionales, y esto se debe, y no podemos dejar de mencionarlo, a los actos pedófilos de los que se le acusó a Roman Polanski hace varios años, hechos que provocaron que, por ejemplo, está película no se estrenará en Estados Unidos.

Al respecto, es importante aclarar que es difícil separar al autor de su obra, y en ese caso la decisión de ver la película puede ser un punto de conflicto para muchas personas y es entendible; no obstante, se le debe dar al público la oportunidad de decidir si verla o no, por tal motivo, aplaudo que en México se estrene, ya que su calidad es incuestionable.

*Periodista y realizador. Director y Editor en CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «“El acusado y el espía”, el odio y la injustia, temas atemporales»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*