Info sobre cine

Déjate seducir por “Eso” y flota al horror

Déjate seducir por "Eso" y flota al horror

Por Daniel Flores*

Nativo de Portland, Maine, Stephen Edwin King, considerado uno de los más grandes novelistas de los Estados Unidos, ha vivido una fructífera carrera en el género del horror, consolidando su nombre como el tercer autor más importante de este contexto, detrás de las leyendas, Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft. Gracias a sus relatos, en los que suele presentar extremos de la realidad americana, de plano muy patrioteros o en exceso oscuros, ha generado la atención de otros medios, como el Séptimo Arte, que ha tratado de llevar a la pantalla grande la mayoría de sus historias, usualmente, con terribles resultados.

Sin embargo, en este 2017, ya cerca de su cumpleaños 70 (septiembre 21), King goza de una revaloración de su literatura, con la adaptación de Eso, que se estrena hoy en las salas de cine mexicanas, precedida por un éxito rotundo en los Estados Unidos, donde ya ha recaudado más de 100 millones de dólares en su primera semana de exhibición. A pesar de que hace un mes llegó La torre oscura, tal parece que el propio Stephen luce más interesado en It, filme para el cual grabó promocionales invitando al público a verla.

Para ser sinceros, a King, si algo le fascina, es el color verde de los billetes, ya que poco o nada le ha importado el resultado final de las películas basadas en sus libros, logrando separar su universo literario, del cinematográfico, en el que no se le ha hecho justicia, aunque sí ha cobrado altas sumas cediendo los derechos de filmación.

Quizá, sólo Carrie (1976) de Brian de Palma, El resplandor (1980) de Stanley Kubrick o La zona muerta (1983) de David Cronenberg, sean las mejores adaptaciones basadas en la imaginación de King. Así, hubo que esperar hasta este año, para que el público volviera a cimbrarse con una de las obras maestras del genio de Maine, Eso, en la que una misteriosa entidad, en forma de payaso, azota un pequeño pueblo americano, cada cierto tiempo, en pos de alimentarse de la sangre joven de la región.

Bajo esa premisa, el director, Andy Muschietti, quien ya había saboreado el éxito con Mamá (2013), cinta de horror producida por Guillermo del Toro, hace renacer el mundo tenebroso creado por Eso, mezclando temas de actualidad, como el persistente acoso escolar, con la desintegración de la familia nuclear, apostando con estos parámetros, a entregar mejores cuentas, en torno a un grupo de pre-adolescentes, todos, disfuncionales, al grado de la perversidad o la neurosis.

Para el malévolo clown, de nombre Pennywise, interpretado magistralmente por Bill Skarsgård, semejantes problemas le serán de utilidad para amedrentar a estos muchachitos, haciéndolos desaparecer de la faz de la tierra, ensanchando aún más el misterio sobre la verdadera identidad del payaso asesino.

La cinta es dinámica, plagada de humor negro y de una sensación de temor patente en cada escena, en la que no necesariamente la oscuridad es cómplice de la maldad, ya que incluso, a plena luz del día, Pennywise es capaz de las más arteras monstruosidades.

Eso posee la magia de los grandes clásicos del cine de horror, mostrando sólo lo necesario del tenebroso payaso (y no nos referimos a Brozo), acertando en la elección del histrión y la caracterización del mismo, alejándose de la versión televisiva de 1990, en la que Tim Curry hizo de Pennywise, aderezando el marketing con los colores del impermeable amarillo, del pequeño Georgie, y el globo rojo del odioso ente.

Sin duda, Eso atraerá la atención otra vez sobre los mitos modernos de Stephen King, ya que son potencialmente historias actuales, sobre los temores del ser humano a perder la inocencia, el último bastión de bondad que queda en el alma. Por ende, si padeces esa curiosa fobia a los payasos, evítate ver It, o tu también flotarás.

 *Periodista y realizador. Director de CIO Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *