•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Damien Chazelle logra plasmar su propio e inconfundible sello en sus películas, así consigue un público fiel  que asiste al cine para ver sus largometrajes sólo por el hecho de llevar su nombre.

Por Martín L. González*

@martin_lgonzale

Damien Sayre Chazelle nació en Providence, Rhode Island el 19 de enero de 1985. Hijo de la escritora y profesora Celia Martin y del científico informático Bernard Chazelle.

A pesar de que el cine fue su ambición inicial, durante la secundaria fue baterista de jazz en Princeton High School, donde a su profesor de batería, que tenía un carácter fuerte, fue su inspiración para el personaje de Terrence Fletcher, interpretado por J. K. Simons en la película Whiplash.

Sin embargo, Chazelle descubrió que no tenía talento para ser un gran músico, por lo que una vez que concluyó la escuela secundaria volvió a concentrar todas sus energías en su primer amor: el cine.

Chazelle asistió a la Universidad de Harvard en Massachusetts Hall, Cambridge, Estados Unidos, donde se graduó en estudios Visuales y Ambientales. Durante esta etapa  conoció al compositor y guionista Justin Hurwitz.

Este par de chicos trabajarían juntos para alcanzar sus sueños. Mientras uno sólo pensaba en dirigir cine (Chazelle), el otro sólo pensaba en componer música (Hurwitz).

Una vez que concluyeron la universidad, ambos se mudaron a Los Ángeles, donde tuvieron que tocar varias puertas dentro de la industria cinematográfica, ya que nadie quería oír sus propuestas.

No obstante, después de mucho esfuerzo consiguieron un pequeño presupuesto con el que rodaron Guy And Madeline On A Park Bench (Damien Chazelle, 2009), su primer largometraje, el cual cuenta la historia de un trompetista que trata de superar una ruptura amorosa. La película se caracteriza por sus pocos diálogos, pero con una gran banda sonora, algo que se volvería recurrente en las futuras cintas de Chazelle.

La película no obtuvo el impacto que esperaban, lo cual orilló al propio Chazelle a enfocarse en la redacción de guiones. Así participó en El Último Exorcismo: Parte II (Ed Gass-Donnelly, 2013) y Grand Piano (Eugenio Mira, 2013).

Gracias a estos trabajos, Chazelle logró hacerse de un pequeño presupuesto con el que escribió un libreto titulado Whiplash. Pero la historia no convencía a ninguna productora, por lo que decidió grabar un cortometraje prueba con las primeras 15 páginas de dicho libreto junto con J.K. Simons en la actuación y Justin Hurwitz a cargo de la banda sonora.

Dicho cortometraje se mostró en el Festival de Cine de Sundance, donde fue bien recibido, lo cual le permitió conseguir el financiamiento necesario para convertir su obra en un largometraje.

Finalmente en 2014 se estrenó Whiplash, donde nos cuenta la historia de Andrew Neiman (Miles Teller), un joven y ambicioso baterista de jazz, que marcado por el fracaso de la carrera literaria de su padre tiene una obsesión por alcanzar la cima.

Esta película le valió el reconocimiento mundial gracias a sus cinco nominaciones en los premios Oscar donde ganó en tres categorías: mejor actor de reparto, mejor montaje y mejor sonido.

Una vez que Damien Chazelle era conocido se estrenó la película que lo consolidaría como director: La La Land (Damien Chazelle, 2016).

La cinta nos narra la historia de Sebastian (Ryan Gosling), un pianista de jazz, y Mia (Emma Stone), una chica que desea ser actriz, los cuales se enamoran sin saber lo difícil que será su relación debido a su ambición de triunfar en sus respectivos sueños.

El largometraje se hizo acreedor a siete globos de oro (mejor película – Comedia o musical, director, actor y actriz de comedia o musical, guion, banda sonora y canción original), convirtiéndose en la película más premiada en dicha ceremonia.

En los Oscar fue nominada a 14 categorías de las que salió triunfadora como mejor director (Damien Chazelle), mejor diseño de producción, mejor cinematografía, mejor canción original, mejor banda sonora y mejor actriz (Emma Stone).

Ya para 2018 estrenó First Man, una película que nos cuenta la biografía del astronauta estadounidense Neil Armstrong (interpretado por Ryan Gosling), en su proceso por convertirse en el primer humano en caminar sobre la Luna.

“Siempre quise hacer cine. Y esa fue la razón por la que me vine a la ciudad mítica que en mi cabeza no es una ciudad, es Hollywood”. Damien Chazelle ha logrado ser uno de los directores  favoritos del público y con apenas 34 años parece tener un largo pero prometedor futuro en la industria.

*Colaborador en CinEspacio24


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

Leave a Reply