Conspiración y poder (crítica) – CinEspacio24

Conspiración y poder (crítica)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

conspiración4

Por  José Rafael César Medina

Un desastre.

Esta cinta resulta ser un trabajo mediocre, sobre todo, considerando que tuvo la mala suerte de verse como la hermanastra con bonita letra de la fabulosa Spotlight.

Con una dirección inconsistente y algunas actuaciones de primer nivel, Conspiración y poder [James Vanderbilt, USA, 2015] nos cuenta la historia de Mary Mapes, una reportera aguerrida quien descubre algunos inquietantes secretos sobre el servicio militar del entonces presidente George Bush [hijo] en la guerra contra Iraq y Afganistán los cuales—de ser revelados—pondrían en serio riesgo la campaña de Jr. para reelegirse en el siguiente ciclo presidencial.

La mismísima Cate Blanchett [Óscar a mejor actriz por Blue Jasmine] encarna a esta periodista quien ha superado parcialmente las pruebas que le ha presentado la vida: desde golpes de su padre durante su infancia y juventud, hasta la peligrosa jungla que puede representar el periodismo. Este personaje sobresale de los demás no sólo por el hecho de llevar el papel principal, sino porque Blanchett demuestra nuevamente una capacidad histriónica digna de un segundo Óscar. Esta capacidad es evidente sobre todo en escenas que exigen pasividad, silencio o contención por parte del personaje aunque al mismo tiempo se ve mermada por la poca réplica que le ofrecen actores de medio pelo o personajes construidos mediocremente. El único que demuestra actuar al nivel de Blanchett es el gran Robert Redford, quien pareciera estar más bien en otra dimensión desde la cual se divierte al ver a este pobre director gestando el engendro que resulta ser su ópera prima.

El guion es torpe y por momentos resulta sumamente confuso, al intentar crear las situaciones más dramáticas a partir de rápidos y confusos diálogos, los cuales exigen una atención de lo más rigurosa y una memoria paquidérmica, provocando en estas escenas más estrés que interés—por desgracia, suelen ser de las más importantes.

De entre las principales inconsistencias en la dirección se pueden mencionar las innecesarias inserciones de música de película de acción en ciertas escenas [está mucho más cerca de ser un mal documental que de la peor cinta de Stalone]. Resalta también el incansable esfuerzo de la dirección y producción por restregarnos en la cara que recorrieron cielo, mar y tierra para conseguir un millón de utensilios, aparatos, herramientas, ropa y muebles de principios de los 2000: es exagerado el número de tomas que nos presentan estos objetos en primeros planos, close-ups o zooms sin sentido aunque cabe mencionar que están embestidos de una fotografía impecable.

La historia está contada de manera ordenada, sin embargo, los diálogos súbitos y enredados que intentan generar drama en las escenas más importantes, la hilarante selección del score y el pobre trabajo en la construcción y entramado de la mayoría de los personajes  vuelven al producto poco disfrutable.

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar en «Conspiración y poder (crítica)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*