•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La obra de teatro mexicana  Cómo filmar una XXX es llevada al cine por su propio creador, Manuel Escalante.

El largometraje de Escalante desenvuelve el problema del nulo apoyo al cine mexicano, y cómo los directores no pueden concretar sus sueños. Así nos cuenta la historia de Ulises (Miguel Islas) un joven director que busca una oportunidad; y lo contratan para realizar una película pornográfica. La hazaña de Ulises está en que su amigos y familiares no sepan que está filmando una película de ese tipo.

La cinta de Escalante no se despega del estilo teatral. Pese a la adaptación al cine, la película tiene chispazos teatrales: los personajes evocan sus diálogos como si estuvieran en un teatro, las locaciones son exiguas y las tomas se distinguen por ser largas. Además, como en el teatro, la película comienza y termina con la misma pieza musical.

Irónicamente Manuel Escalante declaró que: “Ahora es Coco, después será Liga de la justicia todas estas son grandes marcas que te la ponen muy complicada en las salas”, recordando el contexto del cine mexicano en el panorama internacional.

Para el director, el cine mexicano debe irse desmarcando de los parámetros que le marca el contexto. Y en su película lo remarca muy bien: “El mensaje que dejé entre líneas sin hacer algo tan directo, es que el mexicano a veces es demasiado pretencioso con su cine y si se va a ver en la pantalla tiene que ser parecido al cine americano… y yo en lo personal creo que el cine no es así, el cine es el rostro de los mexicanos y lo que pretendo hacer con esta película es que se vea el humor”, comentó.

No obstante, la película no logra destacar en ningún aspecto y los chistes caen en lo vulgar y habla de temas, como si fueran normales, de trata de personas y favores sexuales en medio de los escándalos de Hollywood.

 

*Periodista y comunicador. Colaborado en CinEspacio24.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

One Comment

  • Humberto Mitchel Cambrón dice:

    Vi la película y agradezco a la vida no haber pagado por ver la obra de teatro de esa historia, son lo 4 pesos peor invertidos de mi vida, una película de vómito y weva que no tiene ni pies ni cabeza, protagonizada por un seudo actor en papel de director y unas disque actrices que no más no la arman… toda la pelicla es una lástima
    No se me olvidará el nombre de Manuel Escalante un mediocre director

Leave a Reply