Info sobre cine

Bruce Lee, el niño que nació en la hora del dragón

Bruce Lee, el niño que nació en la hora del dragón

La misteriosa tradición china dicta que los bebés nacidos en la hora y el año del dragón presagian buena suerte para su vida: son personas sabias y poderosas, atrayentes y con creatividad. De padres muy supersticiosos, Bruce Lee nace en la hora y el año del dragón en el barrio de Chinatown, en San Francisco, Estados Unidos.

 

Por Carlos Ramírez García*

@carloshrgarcia 

El 27 de noviembre de 1940, precisamente en medio de la Segunda Guerra Mundial, nació Bruce Lee, quien con el paso del tiempo dejó de ser un chico problema, que buscaba peleas en el barrio, al hombre que erigió un legado en las artes marciales, la filosofía y el cine.

Desde muy pequeño, Lee participó en comerciales, ya que su padre lo llevaba constantemente a los casting. Pero, más tarde, Bruce dejó los Estados Unidos para regresar a la tierra de sus padres: Hong Kong. Y ahí la infancia de Lee fue la de un niño hiperactivo.

Registrado con el nombre Lee Jun-Fan, Bruce Lee cambió su nombre asiático cuando su maestra del Instituto La Salle, una escuela católica, les enseñaba inglés: durante una clase la profesora les preguntó qué nombre occidental utilizarían para llamarse, ante la presión, Lee copió el nombre de su compañero de a lado, Bruce. Posteriormente, Lee conservó ese nombre para no tener problemas administrativos a su regreso a los Estados Unidos.

Luego de tener muchas peleas en Hong Kong y de ser entrenado en las artes marciales por el legendario Sifu Yip Man (Ip Man), Bruce Lee vuelve a los Estados Unidos por recomendación de sus padres. Ya en tierras norteamericanas, y sin interés en la actuación, abre una escuela de Kung Fu e ingresa a la Universidad de Washington para estudiar filosofía. En la universidad el amor llega a temprana edad para Bruce Lee, pues a sus 21 años conoce a Linda Emery el amor de su vida y con quien contraería matrimonio.

Sin embargo esto no mermó su sed por aprender más artes marciales. Box, karate, Jiu Jitsu, Wing Chung y boxeo tailandés son algunas de las artes que Bruce comenzó a dominar con la práctica, filosofía que llamaría Jeet Kune Do, que consiste en no añadir nuevas técnicas sino en eliminar las que no te sirven.

En su pequeño apartamento, Lee colocaba un porta abrigos con el que entrenaba. En varias ocasiones los vecinos llamaron a la policía por los estridentes ruidos que Lee realizaba al golpear el porta abrigos.

Su “salto” a la actuación fue con El Avispón Verde, serie en la que interpretaba a Kato, un joven que sabía artes marciales y era  el ayudante del Avispón. Bruce Lee consiguió este papel luego de que William Doze, productor, quedara impresionado por su técnica.

El dinero de la serie sirvió para que Bruce abriera otra escuela. Su popularidad cobra fama por su manera de pelear: ágil, rápida pero sobretodo letal.

Aunque Bruce Lee apareció en diferentes películas, no fue sino hasta 1972 cuando su destreza en las peleas sería aprovechada en las cintas Fist of fury (1972), Way of the dragon (1972, en la que se enfrentaría al también mítico Chuck Norris en la pelea final), y Enter the Dragon (1973).

Finalmente, la muerte de Bruce Lee fue inesperada, ya que a los 33 años sufre de un edema cerebral que le provoca la muerte.

 

 

 

*Periodista, comunicador. Colaborador en CinEspacio24

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *