Info sobre cine

“Barry Seal, sólo en América”, volando con Tom Cruise

"Barry Seal, sólo en América", volando con Tom Cruise

En la película Barry Seal, sólo en América (American made) el personaje que realiza Tom Cruise en esta ocasión no corre (como lo hace en casi todas sus películas), ahora vuela a toda velocidad, ya que interpreta a un piloto estadounidense que trabajó para la CIA, el Cartel de Medellín y la DEA. Una cinta, basada en hechos reales, que intenta tocar temas profundos y realizar una crítica a la doble moral del gobierno de Estados Unidos.

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

Barry Seal (Cruise) era un piloto como cualquier otro, que trabajaba para una aerolínea importante. Al principio, el filme nos muestra que su labor es monótona, sin emoción, incluso aburrida, no creo que volar un avión sea un oficio sin adrenalina, pero para Barry sí lo era; incluso su esposa Lucy Seal (Sarah Wright), notaba y se preocupaba por el hastío que sentía su esposo al trabajar en vuelos comerciales.

Para ponerle un poco más de emoción a lo que hacía, Barry traficaba puros cubanos; algo que parecía inofensivo desatará una historia que como bien dice el título de la cinta sólo en Estados Unidos puede pasar.

Ambientada en los años 70 y 80, en la época de la Guerra Fría, el agente de la CIA Monty Schafer (interpretado magistralmente por Domhall Glesson), atrapa a Barry por su tráfico de habanos, y le ofrece retirar los cargos sí trabaja para él. Seal acepta, más por la adrenalina que por miedo a estar en la cárcel. Su trabajo consiste en volar por campamentos socialistas de Centroamérica y fotografiarlos.

Barry se convierte en parte clave para ubicar al enemigo comunista de Latinoamérica. Las habilidades de este arriesgado piloto no pasan desapercibidas por el Cartel de Medellín, comandado por Pablo Escobar, quienes al mismo estilo que el agente de la CIA le ofrecen trabajo a Barry. De nuevo acepta. Ahora no sólo toma fotos, también transporta cocaína de Colombia a Estados Unidos.

La película por medio de humor negro y de la siempre sonrisa de Cruise (el piloto osado) muestra una crítica de cómo la CIA se involucró en el narcotráfico y en el tráfico de armas. Asimismo, intenta mostrar la doble moral del gobierno estadounidense : “pasa la droga pero ayúdanos a acabar con nuestro enemigo socialista, ahí te van las armas para eso”.

El filme muestra como Barry Seal sólo es el pretexto, una pieza de ajedrez que la CIA y la DEA utilizó para cumplir, como el Cartel de Medellin, sus objetivos. Punto acertado de la cinta dirigida por Doug Liman.

Un trabajo aplaudible de Cruise quien interpreta un papel pausado pero con la necesidad de buscar aventuras y arriesgar su vida. No obstante, la cinta tiene varios huecos argumentales.

Sólo se encuentra en las cadena de cine Cinemex. Un trabajo diferente a las predecibles películas de acción de Tom (donde siempre corre). Quizá la película pase desapercibida, como pasó muchas veces Barry Seal sin que lo vieran volar de Estados Unidos a Centroamérica y de Colombia a Estados Unidos.

 

 

*Periodista y realizador. Director de Comunicación y Editor de CinEspacio24.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *