•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En esta tercera entrega de la franquicia Bad Boys para siempre, los policías Mike Lowrey (Will Smith) y Marcus Burnett  (Martin Lawrence) tendrán que resolver un nuevo caso, pero deberán usar nuevas herramientas tecnológicas que desconocen.


Por Martín L. González*

@martin_lgonzale

El buddy Cop es un subgénero cinematográfico que se caracteriza por contar con dos protagonistas, policías o detectives de personalidades completamente opuestas que deben trabajar juntos para vencer a algún criminal, a la par que van generando una amistad o en su defecto reforzar una relación ya existente.

La película Bad Boys para siempre sigue al dúo de policías conformado por Mike Lowrey (Will Smith) quien está pasando por una crisis de la mediana edad, y Marcus Burnett (Martin Lawrence) que ya quiere retirarse.

Sin embargo, este par de policías de la vieja escuela tendrán que trabajar juntos una vez más para vencer a una nueva amenaza que acecha a Miami, sólo que esta vez no estarán solos, pues junto a ellos trabajará una unidad policial más moderna con la que tendrán muchas diferencias debido a sus distintos modos de actuar.

Los directores Adil El Arbi y Bilall Fallah son los encargados de esta tercera entrega que continúa la historia que previamente nos entregó Michael Bay en Bad Boys (1995) y Bad Boys II.

El largometraje resulta bastante entretenido, lo cual se debe en gran parte a la química que tienen en pantalla el comediante Martin Lawrence y el siempre carismático Will Smith, quienes a pesar del paso de los años siguen haciendo un gran equipo en pantalla.

Y es que la amistad es un elemento imprescindible cuando de una buddy Cop se trata, ya que es el tema principal de este subgénero cinematográfico, Acertadamente, la cinta lleva esto un escalón más arriba, pues a diferencia de las entregas de Michael Bay que se enfocan más en la acción y la comedia, esta entrega cuenta con un guion más profundo, mismo que desarrolla más a nuestros protagonistas y la relación entre ellos.

Este es un lujo que se pueden dar los guionistas Chris Bremner, Peter Craig, Joe Carnahan y George Gallo, ya que cuentan con dos personajes que ya conocemos y con los que ya hemos conectado previamente, así que ahora deciden darle mayor peso a sus historias individuales, lo cual logra que terminen de embonar entre sí estos míticos policías.

Fieles a los clichés que conforman a este género, esta vez no vemos a Smith y Lawrence crear un estrecha relación, pues eso es algo que ya vimos previamente, así que para mantener en la película el elemento de choque de ideales recurren a la unidad policial moderna, que funge como el contra peso de nuestros bad boys.

 Este nuevo equipo, les hace ver a nuestros protagonistas que la tecnología ahora es más importante que nunca por lo que deberán adaptarse o morir.

 La acción está a la orden del día, y esto nos mantiene pegados a la pantalla. Aunque en este apartado el largometraje se ve superado por sus antecesoras y la gran mano de Michael Bay para las explosiones y escenas de acción. En dicho aspecto cumplen sin resaltar, pues realmente no nos brindan una secuencia que sea memorable.

En resumen, Bad Boys para siempre es una película que cumple con su cometido: entretener. Sin intentar superar a la entregas anteriores ni mucho menos imitando la fórmula previa, consigue tomar su propio camino sin desencajar con la saga.

*Colaborador CinEspacio24


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Colaborador CinEspacio24

About Colaborador CinEspacio24

Leave a Reply