Info sobre cine

“Anon”, adiós a la privacidad

"Anon", adiós a la privacidad

Anon es una cinta original de Netflix, dirigida por Andrew Niccol (experto en ciencia ficción), que narra un futuro donde todo mundo tiene integrado un ojo especial que registra todo lo que hace. Pero una hacker y asesina serial meterá en problemas a la policía, ya que puede cambiar y controlar esa tecnología ocular. Protagonizada por Clive Owen y Amanda Seyfried.

 

Por Arturo Brum Zarco*

@arturobrum

La privacidad ya no existe. Todo ser humano tiene incrustado en su ojo una tecnología muy avanzada que registra todo lo que hace, cada movimiento, cualquier acto que realice se guarda en un lugar llamado Éter. Así los crímenes son resueltos fácilmente, solo basta con que un detective entre a los archivos de una persona y vea cómo delinquió.

En este mundo futurista, los policías, en especial los detectives, tienen la capacidad de ver los registros de casi todas las personas y así ver sus actos e incluso sus más profundos secretos; la privacidad ha muerto; pero no para todos, hay hackers que han logrado obstaculizar el ojo tecnológico y pasar desapercibido, como un intento de pelear por su privacidad.

Entre esos hackers está La niña (Amanda Seyfried), no sabemos su nombre ni su pasado; sin embargo, es la presunta culpable de una serie de asesinatos, donde a la víctima le quitan la capacidad de ver y le disparan en la cabeza, es decir, entran en su ojo tecnológico. En un mundo donde todo se maneja gracias a esta alta tecnología, un asesino con tal poder es sumamente peligroso.

Al mando de la investigación del caso está el detective Sal Frieland (Clive Owen), quien se infiltrará en el mundo de los hackers para detener a la asesina serial. En ese transcurso descubrirá cosas inquietantes acerca de la tecnología que usa todo el mundo.

Esa es la premisa de Anon cinta original de Netflix y dirigida por Andrew Niccol (quien nos ha entregado buenas películas de ciencia ficción como Gattaca, Simone y El precio del mañana). El filme es una obra de ciencia ficción que combina el género del cine negro: tenemos al detective con todos los cliches posibles, es alcohólico, tiene un pasado tormentoso, es mujeriego y le gusta ayudar a las mujeres; por otra parte en el personaje de Amanda esta la femme fatale de la cinta, seductora y misteriosa.

Asimismo, la fotografía y la ambientación logran unos tonos grises, azulados y opacos que inmiscuyen al espectador en ese mundo donde la privacidad está prohibida y no hay secretos.

No obstante de la agradable premisa de la cinta, que nos recuerda la serie de ciencia ficción Black Mirror, la narrativa cae por momentos en lagunas confusas y giros narrativos simplistas, y una falta de ritmo que la hace tediosa y repetitiva. La cinta logra salvarse de estas desventajas por el gran trabajo que hacen tanto Owen como Amanda, que en un mundo futurista impregnan esa esencia de cine noir.

Andrew Niccol sin duda sabe manejar la ciencia ficción, es su género, pero Anon se queda como a la mitad de la anécdota, nos deja esperando el mensaje importante. Aun así, gran acierto del filme hablar del peligro que puede traer la tecnología utilizada para el bien de unos cuantos; en este caso la falta de privacidad.

Con una fotografía adecuada, efectos bien logrados, pero con una narrativa y ritmo que se quedan a medio camino, Anon es una buena propuesta para reflexionar sobre tu privacidad y la tecnología. Algo que está más cerca de lo que creemos.


*Periodista y Realizador. Director de CinEspacio24 Noticias. Colaborador en Cio Noticias y en Oculus Todo el Cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *