¿Por qué está tan emperrado Robert Downey Jr. con Alejandro González Iñárritu?

 ¿Por qué está tan emperrado Robert Downey Jr. con Alejandro González Iñárritu? Esta secuencia de Birdman te lo explica:

1. Aquí se plantea:

1

 

2. Toma, el primer gancho directo:3

 

3. Justo en la popularidad…

4

 

Iñárritu realizó una crítica muy tenue hacia los blockbusters recientemente, que respondieron genéricamente los actores de este anunciado éxito del verano (ya la quiero ver), pero Downey se quedó con la espina clavada, y ahora la sacó usando el racismo para que todos los reflectores, que de por sí ya están sobre él, brillarán más en la polémica:

“A veces las disfruto porque son básicas y simples y van bien con las palomitas. El problema es que a veces pretenden ser profundas, basadas en algunas cosas como de la mitología griega […] Odio eso, y yo no respondo a esos personajes. Ha sido un veneno este genocidio cultural, porque la audiencia está sobre expuesta a la historia y las explosiones y mier** que no significa para nada la experiencia de ser humano […] Superhéroes… tan sólo la palabra me molesta. ¿Qué chin*** significa? Es una concepción falsa y confusa la del superhéroe. […] Filosóficamente, simplemente no me gustan”. DECLARACIONES DE GONZÁLEZ IÑÁRRITU.

Respuesta:

a
b

 

¡TÓMALA!

Ahora bien, entiende el contexto para comprender que es una pelea entre visiones encontradas:

Birdman es una crítica ácida en contra el cine “básico y simple” que ofrece Hollywood, en palabras del propio Iñárritu; que encarna perfectamente Downey con sus escándalos sobre dinero y participación en las películas. Por si no sabías, el CEO de Marvel, Ike Perlmutter, había dejado fuera a Downey de la tercera parte de Capitán América, pues quería figurar más, y obviamente, cobrar más.

Kevin Feige, productor de las películas de Marvel, tuvo que ir a venderle la idea a Perlmutter sobre la importancia de incluir a Downey en la película de Capitán América, para diversificar los arcos narrativos de las historias de la compañía, de cara a la mezcla de historias en las películas de los próximos siete años. Me hubiera encantado escuchar su pitching, un discurso sobre historias que valen cientos de millones de dólares.

“Genocidio cultural” es exagerado, como se expresó Iñárritu de los blockbuster. Es el argumento del que dice que porque juegas videojuegos violentos, te vuelves un asesino en potencia. Un mito desmontado una y otra vez por estudios serios. Pero la respuesta desproporcionada de Downey es por la crítica mordaz contra él hecha por Iñárritu.

Como ves, esta polémica deja ver mucho de lo que se mueve en Hollywood: posturas antagónicas a favor y en contra del star system. La estupidez de Robert Downey consistió en no encontrar otro argumento que el racismo para revirar la crítica.

Sólo para callarle la boca en ese sentido, él cobró 50 millones de dólares por la primera película de Avengers. Sólo en México la taquilla de la película recaudó 62 millones de dólares, donde se habla español. En América Latina se recaudaron en total 147 millones de dólares, donde se habla español.Y parte de los 373 millones que se recaudaron sólo en Estados Unidos fueron en buena medida de bolsillos latinos.

Es decir, mucho del dinero que cobraste vino de bolsillos hispanohablantes, así que parafraseando otro incidente penoso: ¿por qué no te callas?; si vas a andar de mamón peleándote con otro mamón, Robert, no nos metas en tus babosadas. Y de paso ya firma un contrato para hacer Iron Man 4, ¿no?